Plataforma de juegos Yibu, fusión de juegos físicos y virtuales

Acabamos de conocer una plataforma tecnológica que ha creado un juguete original que fusiona el mundo real con el mundo virtual, se trata de Yibu. Es un juguete formado por cinco piezas de madera que integran sensores de temperatura, sonido, luz, etc., que están conectados con un oso polar virtual, de modo que si un juguete con sensor térmico es expuesto al calor del sol, provoca que el personaje virtual de la pantalla empiece a sudar.

Yibu

Lamentablemente parece que muchos niños prefieren jugar a los juegos virtuales que a los juegos físicos, a los que jugábamos las generaciones anteriores, juegos que nos permitían imaginar, realizar actividad física, socializar, etc. Smarphones y tablets son productos estrella en el mundo del entretenimiento y la diversión de los niños de hoy en día, los juegos físicos han quedado relegados a un segundo plano, algo con lo que quiere acabar la plataforma de juegos Yibu, creando una fusión de juegos físicos y virtuales.

Según los datos de Yibu, un 73% de los niños utilizan los dispositivos tecnológicos como entretenimiento, pasan horas delante de las pantallas, sea jugando, viendo sus series favoritas, una película, hablando con los amigos, etc. Son muchas horas y una buena parte deberían dedicarse al mundo real con juguetes físicos y con juegos al aire libre.

Esta plataforma está diseñada para conseguir ese objetivo, como podéis ver en la fotografía, se han creado cinco juguetes de madera fabricados de forma artesanal, cada uno de ellos tiene un cometido, integran tecnología de detección y sensores, están conectados a un personaje virtual que experimenta los problemas ambientales que sufren los juguetes.

Estos juguetes de detección reúnen datos medioambientales en tiempo real, que junto a los datos de localización, influyen en el juego digital. Así, si el juguete que integra el sensor de calor está expuesto a la luz solar en el jardín y hace calor, el personaje virtual (un oso polar) empezará a sudar, si empieza a llover en el mundo real, en la pantalla virtual también lloverá y el oso se mojará, cuando el sol se ponga y sea de noche, el oso polar se irá a dormir.

Se podría decir que se ha fusionado la función del famoso tamagotchi con la realidad. Cada juguete tiene un enfoque distinto, temperatura, luz, sonido, dirección y rotación, hacer cambios en estos juguetes afecta directamente a este oso virtual, que tiene que volver con su familia con la ayuda de los niños.

El concepto es interesante, ya que para avanzar en el juego virtual, es necesario jugar con los juguetes físicos, por otro lado, los niños adquieren nociones y conocimientos sobre los sonidos, la luz, la temperatura, etc. En el vídeo, los creadores de Yibu hablan sobre el concepto, su funcionamiento, sus objetivos, etc., podemos ver cómo funciona y reacciona el oso polar según lo que registren los sensores de los juguetes.

En la página oficial de Yibu podréis conocer más detalles sobre la fabricación de los juguetes y su interacción con el oso polar. De momento se trata de un prototipo, por lo que no se sabe nada de su precio, si se lanzará al mercado, etc., pero posiblemente sirva para dar ideas a otros expertos para crear juguetes originales e innovadores que fusionen mundo real y mundo virtual.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...