Limitar el tiempo que los niños ven la televisión durante las vacaciones de Navidad

En breve, los niños van a disfrutar de las vacaciones de Navidad, estarán más tiempo en casa e irremediablemente querrán ver más tiempo la televisión, ya que la oferta de programas y series infantiles se incrementa de forma significativa. Es necesario limitar el consumo de televisión en estos días, ya que la sobreexposición puede afectar a la salud ocular y a las relaciones familiares.

Consumo de televisión en la infancia

Como cada año por estas fechas, uno de los consejos habituales de los que hablamos es limitar el tiempo que los niños ven la televisión durante las vacaciones de Navidad, pero también el de otros dispositivos como ordenadores, tablets o teléfonos móviles, a fin de cuentas, son dispositivos que tienen una pantalla donde los niños pueden ver sus programas o series preferidas, entre otras cosas.

Las cadenas de televisión preparan una programación especialmente atractiva para los niños, ya que saben que son potenciales consumidores que pueden contribuir a incrementar significativamente los datos de audiencia. Se pasa de una mediocre oferta a una sobreoferta marcada por los programas, las series, la publicidad de juguetes, etc. Esto contribuye a una saturación que pasa factura tanto a nivel de salud como en las relaciones familiares. En el primer caso, se puede citar la salud visual de los niños, ver demasiado tiempo la televisión puede afectar a la vista o agravar problemas existentes.

En el tema de las relaciones familiares, un exceso de televisión reduce la comunicación y es contraproducente a la hora de reforzar los lazos afectivos, os recordamos que no hace mucho os propusimos dar un vistazo a este recurso para encontrar todo tipo de ideas para disfrutar en familia durante estas fiestas navideñas. Además, merece la pena tener en cuenta otras propuestas como las ferias y los salones de Navidad, salir a pasear, ir a un museo, jugar con juegos de mesa…

Evidentemente, no se puede negar a los niños que disfruten de sus programas y series favoritas, pero sí es posible limitar el tiempo y contar con un entorno adecuado para ver la televisión. La regla que recomiendan seguir los especialistas de salud desde hace años es la de limitar el tiempo que pasan los niños viendo la tele a dos horas, además deben estar frente a la pantalla a una distancia prudencial, hay niños que parece que se quieran “comer la pantalla” situándose muy cerca de ella. Conviene ver la tele siempre con luz ambiental, nunca a oscuras, ya que se reduce el esfuerzo que ha de hacer la vista y se reduce la exposición a las radiaciones emitidas por la luz de la pantalla. Cumplir con estas reglas, reduce el riesgo de sufrir problemas de visión o tener dolor de cabeza.

Estas reglas se deben tener en cuenta especialmente con los niños más pequeños, pero son aplicables a todas las personas. Con respecto a los niños, muchas veces se quedan viendo la televisión porque los adultos no les dedican el tiempo suficiente, por lo que son parte importante del problema, a menudo, las obligaciones laborales y otras cuestiones no permiten poder pasar el tiempo que se desearía con los niños. En este caso, buscar alternativas es importante, contar con amigos y familiares, buscar las actividades que ofrecen colegios y otras organizaciones para pasar unas horas en talleres infantiles haciendo trabajos manuales, jugando, etc.

En definitiva, limitar el tiempo de exposición de los niños a la televisión es importante, ya que con ello se cuida la salud ocular y se facilita que los niños se entretengan y diviertan con otras cosas.

Foto | Jim Champion

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...