Globos de las emociones, un juego educativo para hacer en casa

Para complementar la educación sobre las emociones a través del juego, aquí tenéis una idea que resultará divertida y sencilla, se trata de los globos de las emociones, un juego educativo para hacer en casa con los niños, podéis ver un vídeo que os inspirará muy bien.

Un juego educativo para hacer en casa

En Pequelia hemos hablado en varias ocasiones de distintos juegos y cuentos creados para que los niños reconozcan las emociones y aprendan a gestionarlas, algo muy necesario para regular su comportamiento y gozar de equilibrio en el plano personal, entre otras cosas. Uno de los últimos cuentos de los que os hablamos fue el titulado ‘Las emociones. ¡Mis sensaciones… y yo en todos mis estados de ánimo!’, si os lo perdisteis, podéis verlo aquí.

Y hoy queremos compartir con todos los papás y tutores una idea que puede servir como complemento de la enseñanza sobre las emociones que se realiza en la escuela y en casa a través de los cuentos, los juegos y las experiencias que se viven día a día. Se trata de un juego educativo para el que sólo necesitamos unos globos y un rotulador, lo vais a ver perfectamente ilustrado en un vídeo a continuación.

Bajo estas líneas os dejamos el vídeo que muestra cómo llevar a cabo el juego de los ‘globos de las emociones’, veréis que en este caso se muestran seis emociones a los niños, de forma muy sencilla, consiste en dibujar caritas en los globos, cada una con las expresiones y los detalles que se relacionan con cada emoción, el amor, la tristeza, la alegría, el enfado o la ira, el miedo y la tranquilidad.

Estas seis emociones se pueden considerar las básicas, aunque hay al menos un par más que se deberían añadir, como son la sorpresa y el asco, seguramente no os costará haceros una idea de cómo dibujar también estas dos emociones, de modo que los niños tendrán ocho globos con caritas que expresarán ocho emociones.

En el vídeo ofrecen algunas ideas para seguir jugando con los globos y poner en práctica las emociones, simulándolas, y convirtiéndose en un buen momento para explicarles cómo se puede llega a sentir cada emoción, qué lo puede provocar y cómo afrontarlas, sobre todo cuando se trata de emociones negativas, que en general son las más difíciles de gestionar.

Esperamos que este juego os resulte una buena idea para pasar una tarde de fin de semana jugando, aprendiendo y compartiendo tiempo con los niños. Y si tenéis alguna propuesta que compartir, será bien recibida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...