Trucos para proteger la espalda de tu hijo por la mochila pesada

Llevar una carga excesiva de útiles escolares cada día puede dañar el dorso de tu pequeño. El ejercicio físico ayudará a mantener su musculatura saludable

Evita los dolores en la espalda por la mochila pesada

Preparar el bolso con los útiles escolares es una de las tareas que realizan los niños en la vuelta al cole. Que lleven todos los materiales es esencial para el cumplimiento de sus deberes, pero no se puede abusar del peso. Más vale conocer los trucos para proteger la espalda de los peques por la mochila cargada.

Los especialistas recomiendan repartir el peso entre los hombros y la zona lumbar. Asimismo, elegir morrales con cintas acolchadas, para disminuir la incomodidad. Considera también que la espalda debe funcionar como un soporte amplio, al cual la mochila debe adaptarse completamente. Pero sin exagerar. Expertos sugieren que la carga no sea mayor al 15% del peso del chico. Esto se traduce en unos tres kilogramos aproximadamente.

Afecciones comunes en la espalda de los niños

La realidad es que la sensación de punzada en el espinazo tiene múltiples razones. Algunas tienen que ver con posturas inadecuadas o por estar demasiado tiempo sentado. No obstante, una mochila pesada suele ser la razón principal causa, tanto en niños como en adolescentes. ¿Las consecuencias? daño a los músculos y articulaciones, y dolencias de hombros, cuello y espalda, por mencionar sólo algunas.

Para evitarlo,  papá y mamá deben chequear la mochila antes de ir al colegio. Esto ayudará a evitar que introduzca más objetos de los que necesita. Y aunque una mochila de arrastre parecería ser la solución definitiva, son las menos recomendadas por pediatras y fisioterapeutas. Esto se debe a que el niño solo usa un brazo para trasladarla, y debe inclinarse para lograrlo. Cuando camina por áreas irregulares, especialmente escaleras, éstas se vuelven muy incómodas. Lo mismo pasa con bolsos bandoleras, ya que solo se sostienen con un hombro.

Trucos para cuidar la espalda

Cuando se trata de preservar la salud de la espalda, hay que tomar acciones. Pero sin entorpecer las actividades que requieran el uso de una mochila. No olvides:

  • Organizar: Los objetos más grandes deben situarse en el fondo del maletín.
  • Posicionar: El peso del maletín debe estar justo en el centro de la espalda, coincidiendo con la cintura e inmóvil contra el cuerpo. Cada cinta debe estar colocada en ambos hombros y bien sujetadas.
  • Retirar: Lo que sobre debe sacarse del bolso. Si el niño no lo necesita ese día, queda fuera.
  • Ejercitar: Conforme el niño permanece más tiempo sentado, sus músculos se debilitan, incrementando el riesgo de padecer incomodidades. Según los expertos, realizar actividad física desde temprana edad es esencial para evitar situaciones de este tipo.
  • Cuidar: En caso de que se presente el dolor de espalda, es fundamental evitar el reposo sobre la cama. El pequeño debe mantener tanta actividad como el dolor le posibilite, pues el descanso reduce la tonicidad de los músculos, y la molestia aumentará.
  • Medir: Revisar que el bolso no supere visualmente el tamaño de la espalda del niño. De igual forma, las asas deben ser anchas, pero holgadas con respecto al cuerpo.
  • Jerarquizar Si el pequeño debe cargar consigo un contenedor adicional, lo ideal es que éste permanezca en la parte delantera del cuerpo. Sería algo similar a un contrapeso.

Aunque cada aspecto sobre la distribución del peso en la mochila tiene gran importancia, será el ejercicio físico lo que determinará la forma definitiva de la columna vertebral. Más que el tipo de actividad física, lo importante es la constancia. Por ello, promueve el entrenamiento y recuerda que es necesario respetar el peso de las mochilas escolares. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...