Reducir las complicaciones de las alergias primaverales y el asma

Como cada año, con la llegada de la primavera se incrementan los síntomas relacionados con el asma y las alergias. Es posible reducir las complicaciones que provocan siguiendo unos consejos sencillos y simples, con ello se mejorará la calidad de vida de los niños.

Ama y alergia en primavera

Con la llegada de la primavera suelen incrementarse los casos de alergias infantiles y los ataques de asma, la principal razón es el incremento en el ambiente del polen de las plantas y los árboles. Además del polen y un nivel de humedad más elevado, aumenta el número de diferentes sustancias presentes en el ambiente que afectan a asmáticos y alérgicos, lo que irremediablemente provoca un aumento significativo de las visitas al pediatra y a los centros de salud de urgencia.

Es posible reducir las complicaciones de las alergias primaverales y el asma siguiendo unos consejos sencillos, con ello lograremos controlar, en la medida de lo posible, estos síntomas que empeoran la calidad de vida de los niños. La prevención debe empezar en el hogar, crear un ambiente saludable no es difícil, hay que evitar el uso de ambientadores por las sustancias que contienen, del mismo modo, reducir al mínimo el uso de sprays, desodorantes y otros productos de higiene que se rocían o pulverizan.

Evitar hábitos insalubres que pueden enrarecer el ambiente del hogar, como por ejemplo fumar, limpiar el polvo siempre con un aspirador, utilizar limpiadores o detergentes cuya formulación pueda ser agresiva, y en su lugar, utilizar productos más suaves cuya formulación química tendrá un menor impacto en los niños. A la hora de ventilar la casa, hay que tener en cuenta que en la atmósfera se ha incrementado el número de partículas de polen y al abrir las ventanas éstas pueden acceder a las estancias del hogar, en este caso, utilizar un purificador de aire ayudará a eliminar el polen mientras el niño está en el colegio. De hecho, los expertos explican que se debe instalar un tipo de ventilación mecánica que garantice la renovación de la atmósfera interior.

Controlar el grado de humedad ambiental es importante, ya que un exceso de humedad favorece la proliferación de los principales alérgenos que provocan asma, como por ejemplo los hongos o los ácaros del polvo. Es por eso que en esta época del año los niños que tienen asma o alergias y viven en zonas costeras, sufren más problemas que los que viven en zonas de interior. Factores como la contaminación ambiental de las grandes ciudades causada por el tráfico rodado contribuyen a exacerbar los síntomas de asma y alergia, en este caso la prevención es algo más complicada, pero se puede evitar salir a la calle en las horas de mayor tráfico, a fin de reducir la exposición a las partículas en suspensión PM2.5 y PM10 generadas por el tráfico.

El control de la enfermedad es fundamental, los síntomas suelen aparecen cuando el asma no está controlado, por tanto, conviene evitar sus factores desencadenantes y tratar la inflamación de las vías respiratorias con la medicación de control que tienen que tomar los niños. Tratar precozmente los síntomas reduce la incidencia de ataques y, por tanto, mejora la calidad de vida. De todos modos, no hay que ser sobreprotectores, ya que es importante que los niños no vivan en un ambiente estéril a fin de favorecer el desarrollo del sistema inmunológico.

Con respecto a la rinitis alérgica y en este caso la rinitis estacional causada por el polen, la fiebre del heno u otros alérgenos de temporada, hay que recordar que es importante acudir al pediatra para que prescriba el tratamiento adecuado que reduzca los síntomas, picores nasales, exceso de moco, estornudos, etc. En los próximos días seguiremos hablando sobre los diferentes tipos de alergias primaverales y qué consejos se pueden seguir para reducir sus síntomas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...