Mi hijo tiene lombrices

Si el niño de despierta mucho de noche, con fuerte picor en el ano, es muy posible que tenga lombrices. Hay que acudir al pediatra, que nos recetará un tratamiento para el niño y el resto de la familia. Es importante aumentar considerablemente las medidas de higiene así como concienciar a al niño de la importancia de lavarse las manos antes de comer, después del baño y de no meterse las manos en la boca.

Así es, uno de los principales síntomas de lombrices es el característico picor en el culito del pequeño que aumenta por las noches. Los oxiuros, nombre de estos bichitos, aunque suelen ser más comunes en niños los podemos sufrir también los adultos, por eso cuando el pediatra corrobore que tiene lombrices propondrá que se trate a toda la familia. Para evitar contagiarse de oxiuros, el principal consejo es la limpieza, ya que la vía de transmisión de este parásito es a través del ano, posteriormente mano y finalizando en la boca, por lo que el bebé o niño puede auto infectarse de nuevo si se vuelve a meter la mano en la boca después de rascarse.

La principal vía de transmisión es a través de la cadena ano-mano-boca.

El primer paso a seguir es detectarlas o asegurarse de que tiene lombrices. Para ello es necesario conocer el mecanismo de estos bichitos. Una vez el niño se ha infectado pasan unas 4 semanas hasta que tiene los primeros síntomas. Las hembras suelen bajar por las noches a poner los huevos hasta el ano, esto produce un fuerte picor. Por eso los principales síntomas de lombrices es el picor nocturno de esta zona, falta de sueño y pesadillas relacionadas con el picor. Es posible que el picor también lo tengan por el día, si vemos que nuestro hijo se rasca mucho el culito debemos asegurarnos de que no sean lombrices.

Para identificarlas hay que decir que son como unos hilillos blancos que se pueden ver con una linterna por las mañanas a primerísima hora. El tratamiento es sencillo y lo tiene que recetar el pediatra, quién ofrecerá tratarse a toda la familia. A parte del medicamento hay que aumentar las medidas de higiene y limpiarse bien las manos antes de comer, después de ir al baño o antes de tocar a algún bebé y, sobre todo, evitar que los niños se chupen los dedos. Es importante explicarle al niño la importancia de seguir estas medidas de higiene. El pediatra aconsejará repetir la toma de la medicación a los 15 días para evitar que se re manifiesten las molestas lombrices.

El segundo paso es la limpieza e higiene de ropa y hogar para evitar los contagios al resto de la familia. Es aconsejable lavar con agua caliente la ropa del niño, así como ropa de cama, toallas o aquella donde sepamos que se pueden haber adherido estos parásitos. Evite sacudirla, ya que los huevos tardan en morir fuera del cuerpo humano y si están en la ropa, sábanas o toallas los podemos inhalar muy fácilmente. Durante la infección por lombrices la limpieza de la habitación del pequeño y de los baños, así como la ropa de toda la familia, deben ser lavadas con sumo cuidado y dedicación. Así pues, las lombrices se pueden evitar teniendo sumo cuidado con la higiene, concienciando a los niños de la importancia de no meterse las manos en la boca y de lavarse las manos después del baño y antes de comer.

Foto por DieselDemon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...