La exposición a sonidos fuertes puede afectar al aprendizaje

Según un estudio los ruidos fuertes que se repiten con una elevada frecuencia pueden afectar al aprendizaje de los niños. Esto se debe a que el ruido afecta a las células del cerebro de la zona del hipocampo.

La exposición a ruidos fuertes puede alterar el aprendizaje

Dicen que escuchar música clásica mientras se hacen los deberes ayuda a la concentración de los niños. No obstante si el nivel de sonido que recibe un niño mientras se desarrolla es demasiado alto, éste podría afectar al aprendizaje de los pequeños. Esto podría ser debido a la plasticidad del cerebro en los años de crecimiento según un estudio efectuado en el Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). El estudio se ha realizado con ratas de entre quince y veinte días de vida, lo equivalente, según los expertos, a la edad de los niños de entre seis y veintidós años.

Tras proceder a exponer a las ratas a dos horas de exposición de ruido que oscilaba por encima de los 95 y 97 decibelios pero por debajo de los 110 db ( que es el que se suele exponer en las discotecas) las ratas, según explican los investigadores sufrieron ‘daño celular en el cerebro‘, de hecho fue en la zona del hipocampo donde se produjeron las alteraciones. Recordemos que en el hipocampo es donde el cerebro trabaja la memoria y el aprendizaje. Por lo que la coordinadora de este proyecto, Laura Guelman, explicó que el experimento se hizo con ratas porque es evidente que no se puede realizar con niños directamente: ‘Esto sugiere que lo mismo podría ocurrir en humanos en etapa de desarrollo, aunque será difícil de comprobar debido a que no podemos exponer a niños a este tipo de experimentos‘.

De hecho, según Laura Guelman, aunque ya se sabía que los ruidos fuertes alteraban funciones cardiovasculares, endocrinológicas y auditivas, es la primera vez que se detecta un cambio morfológico en el cerebro tan relacionado con la exposición al ruido intenso: ‘Se podría teorizar que los niveles de ruido a los cuales se exponen los chicos en las discotecas o escuchando música fuerte por los auriculares podría causar déficit en la memoria y en la atención a largo plazo‘.

El caso es que el experimento se centró en dos tipos de ruidos: uno efectuado cada día durante dos semanas y otro durante dos horas seguidas una sola vez. Los datos que arrojaron los resultados es que un ruido fuerte puede llegar a ser más dañino que una exposición prolongada. Es decir que los ruidos repetitivos demasiado fuertes pueden provocar más problemas de aprendizaje y problemas de memoria que la exposición esporádica fuerte de un solo tipo de ruido. Según los expertos el estudio se centrará ahora en determinar como el ruido puede afectar a las células del hipocampo, de esta manera, podrán proponer fármacos para este problema.

Fuente | abc.es

Foto | SMI Eye Tracking

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...