Cuidado con los suelos de goma de los parques infantiles

Una investigación estadounidense advierte del alto contenido en plomo que pueden tener los suelos de goma de los parques infantiles, material que procede generalmente de los neumáticos reciclados y que pueden superar el nivel máximo permitido de plomo establecido por la legislación.

Plomo en el suelo del parque infantil

En los parques infantiles y en algunas zonas de ocio para niños, se suele instalar un suelo de goma que generalmente procede de materiales reciclados y que sirve para reducir el riesgo de lesiones ante la caída de los pequeños. Pues bien, un estudio realizado por expertos de la Escuela de Salud Pública THard de Harvard (Estados Unidos), advierte que hay que tener cuidado con los suelos de goma de los parques infantiles, ya que pueden contener elevados niveles de plomo.

Los expertos analizaron la superficie de 28 parques infantiles de arena, cemento, goma, etc., encontraron que en la mayoría de casos los suelos de goma o caucho contenían hasta dos y tres veces más plomo que otros materiales. A raíz de este descubrimiento, se considera que los parques con el suelo de arena son los más saludables para el organismo, aunque, claro, las caídas provocan lesiones más graves.

Es necesario verificar que los materiales que se utilizan para suavizar la superficie de los parques esté libre de elementos químicos y otros materiales perjudiciales como puede ser el plomo. Recordemos que se han realizado varios estudios que indican que el plomo provoca que los niños se vuelvan violentos, que sufran problemas de salud respiratoria, deteriora la memoria infantil…

La mayoría de las investigaciones que se han realizado sobre la exposición al plomo en áreas de juego infantil al aire libre, se han centrado en la contaminación del suelo, pero no tanto en las superficies de caucho procedente del reciclado de neumáticos, goma y otros materiales que se han estado utilizando en los últimos años para prevenir lesiones. Por tanto, la comprensión de los beneficios y riesgos que ofrecen diferentes materiales, puede contribuir a diseñar áreas de juego que sean más seguras y saludables.

En la investigación se examinó el nivel de plomo de los suelos de caucho y goma, comparando los datos con los obtenidos en suelos de arena, madera y otros materiales. En general, los análisis encontraron que los niveles medios de plomo en las superficies del suelo eran de unos 66 microgramos por gramo de material. En algunas muestras de caucho se llegaron a superar los 400 microgramos, límite establecido por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos para las áreas de juego. Claro, que esta medida varía dependiendo del estado, en el caso de California, el límite está en 80 microgramos, por lo que se superaría con creces el nivel máximo permitido.

Los niños juegan en el suelo del parque y están en continuo contacto con el material, cogen cosas con las manos y después se las llevan a la boca, lo que irremediablemente provoca un mayor contacto con el plomo y, por tanto, aumenta el riesgo de envenenamiento por plomo. A todo esto, hay que sumar que en estos suelos se depositan elementos procedentes de la contaminación ambiental, especialmente del tráfico rodado, lo que incrementa el nivel de plomo y de otros elementos perjudiciales para la salud.

Sería interesante que en nuestro país se realizase un análisis del plomo que pueden contener este tipo de parques con suelos de caucho y goma procedente de los neumáticos reciclados, para comprobar si sus valores están debajo de los máximos permitidos por la legislación. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Plos One.

Foto | José Carlos Casimiro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...