La anestesia epidural afecta a los recién nacidos

Según los resultados de una investigación de un grupo de expertos de la Universidad de Granada, la anestesia epidural afecta a los recién nacidos. Tras el nacimiento se ha constatado que reciben una menor puntuación en el test de Apgar, existe un mayor riesgo de ingreso en la UCI y necesitan reanimación en un mayor porcentaje.

Depositphotos_162200256_xl-2015 (1)Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Granada ha analizado si la anestesia epidural afecta a los recién nacidos, concluyendo que es responsable de que se obtenga un ligero descenso en el índice del test de Apgar, prueba que se realiza al recién nacido para determinar su estado general a través de la evaluación de parámetros y criterios valorativos, tono muscular, color de piel, respiración, frecuencia cardíaca, reflejos e irritabilidad.

Cada prueba del test de Apgar recibe una puntuación entre 0 y 2, la suma total de todos los parámetros es la respuesta de este test. Los investigadores explican que los niños nacidos de madres que han recibido la epidural tienen una menor puntuación en el test, necesitan reanimación en un mayor porcentaje, se produce un mayor número de ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos, y además se reduce la iniciación de la lactancia materna de forma precoz.

Los resultados de esta investigación se han obtenido a partir del análisis de 2.609 bebés nacidos entre el año 2010 y 2013 en el Hospital “San Juan de la Cruz” de Úbeda (Jaén). Los investigadores nos hablan de los efectos adversos de la anestesia epidural, utilizada habitualmente para aliviar los dolores de parto y siendo una de las alternativas actuales más valoradas por su efectividad. La anestesia epidural ofrece numerosas ventajas, pero también tiene diferentes efectos adversos que afectan a madre y bebé por un efecto farmacológico directo.

Los expertos comentan que estos efectos negativos son consecuencia de la transferencia placentaria de este fármaco administrado a la madre o por un efecto indirecto secundario resultante de los cambios fisiológicos que provoca la anestesia en la madre, como por ejemplo los cambios hormonales. Muchas madres solicitan la epidural por los fuertes dolores que sufren durante el parto, la anestesia se inyecta a partir de los dos centímetros de dilatación en la columna vertebral para insensibilizar la zona lumbar desde la cintura.

Su acción bloquea los nervios que llegan hasta el útero materno al cabo de unos minutos de haber sido inyectada. Se habían descrito algunos efectos secundarios en la madre, como el dolor de cabeza, la dificultad de empujar durante el parto, una bajada de la tensión arterial, dolor de espalda, etc. Estos efectos son transitorios y en principio desaparecen cuando el fármaco deja de hacer efecto. Se creía que los bebés tenían un mínimo riesgo, destacando que se producía un mayor porcentaje en el uso de fórceps o ventosas a causa de los problemas de la madre para poder empujar.

Según los investigadores de la Universidad de Granada, algunos profesionales sanitarios están a favor de su uso y otros en contra, pero para poder esclarecer si existían complicaciones lo mejor era estudiar el efecto de la anestesia en el recién nacido a través de los distintos parámetros del test de Apgar. Tras el análisis se constata lo antes mencionado, la puntuación recibida es menor, delatando que existen ciertos efectos adversos en los recién nacidos. Estos resultados demuestran que es necesario realizar nuevas investigaciones en profundidad para conocer exactamente cómo afecta la anestesia al futuro bebé para que se obtenga menos puntuación en el test.

Los investigadores consideran que es importante que el personal sanitario y las mujeres embarazadas conozcan los posibles riesgos a los que se exponen los bebés por el uso de la epidural a fin de que tomen una decisión informada sobre si quieren recibir o no la anestesia. Es fácil deducir que no se tardará mucho en realizar las nuevas investigaciones, quizá sea preferible afrontar los dolores y tener la garantía de que el bebé estará en perfecto estado de salud, estaremos atentos a esos nuevos estudios. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página de la Universidad de Granada, y en este artículo publicado en la revista científica Midwifery.

Foto | Jan Fidler

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...