Un bebé no debe estar en un Parlamento

Una diputada danesa reprendió a otra indicando que un bebé no tiene lugar en el Parlamento, esto a sorprendido a muchas personas ya que precisamente Dinamarca es un país que destaca por tener un elevado nivel de conciliación laboral y familiar, por defender los derechos de las mujeres, por contar con un holgado permiso parental, etc.

Pia Kjaersgaard

En los últimos años hemos conocido a algunas diputadas que han acudido al Parlamento de su país con su bebé, en España a Carolina Bescansa del partido político Podemos, a Larissa Waters en el Parlamento austríaco y a Hanne Dahl en el Parlamento Europeo, entre otras. Pues bien, nos ha sorprendido saber que una diputada de Dinamarca le ha comentado a otra diputada que un bebé no tiene lugar en el Parlamento, que esto ocurra en un país que se siente orgulloso de los avances de las mujeres, en el que se le da importancia a la conciliación laboral y familiar y donde los permisos parentales son los más generosos del mundo.

La parlamentaria Pia Kjaersgaard reprendió a Mette Abildgaard diciéndole que un bebé no debe estar en un Parlamento, que su hija de cinco meses no era deseada en el hemiciclo, por lo que amablemente se pidió que lo desalojara porque no podía organizar una guardería para una votación. El hecho provocó que varios diputados se unieran y protestaran ante lo que consideraban una postura anticuada e injustificada, ¿tendrá algo que ver que Pia Kjaersgaard tenga 72 años? Los diputados consideran que un bebé no puede molestar a nadie si no llora, por lo que se pidió a la increpadora que se disculpase por el hecho.

Abildgaard comentó que normalmente no llevaría a su bebé al parlamento, habría salido antes de trabajar para estar junto a su bebé y poder servir del mejor modo posible a la democracia. Pero la votación requirió inesperadamente su presencia, y como su esposo no podía llegar a tiempo al Parlamento para cuidar a su pequeña mientras se realizaba la votación, no tuvo más remedio que tenerla en el hemiciclo. La bebé estuvo en silencio y se había dispuesto que, si molestaba, la secretaria de la diputada se la llevaría fuera de la sala.

El Parlamento danés no tiene regulaciones sobre el acceso de los bebés a la cámara, pero, según sus directrices, es obligación de cada parlamentario mantener el orden y dar espacio a «discusiones dignas». A pesar de que el bebé no molestaba, Pia Kjaersgaard no dudó en reprender a Mette Abildgaard, explicando que lo hizo de un modo discreto y educado, comentándole a su secretaria que no era conveniente llevar a los bebés al Parlamento. Hay que decir que esta decisión recibió apoyo por parte de otras parlamentarias, como Marlene Harpsoe, que comentó que era un poco raro llevar a un bebé a la cámara.

Anteriormente ya han acudido otros bebés a la cámara danesa, en 2016 la diputada Laura Lindahl llevó a su bebé a una sesión y cuando la pequeña empezó a llorar, se fue con ella para no molestar, nadie dijo nada entonces. Se argumenta que el permiso parental brinda salarios de meses completos para ambos padres, además de proporcionar varios meses de permiso adicionales con salarios reducidos. La mayoría de los padres pueden compartir un año de permiso entre ellos tras el nacimiento del bebé, posteriormente pueden volver a su actividad laboral y continuar con sus carreras como antes del nacimiento.

Trabajar y ser madre es algo compatible, incluso si existen compromisos como una votación, el toque de atención de Pia Kjaersgaard ha estado fuera de lugar, quedando retratada ante muchos parlamentarios. Como decíamos, ha sorprendido que esto ocurriera precisamente en Dinamarca. La historia fue compartida en Facebook por la propia Mette Abildgaard, y como era de esperar, ha obtenido cientos de me gusta y comentarios que avalan su postura.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...