¿Por qué los estadounidenses tienen menos bebés?

La natalidad en Estados Unidos se encuentra bajo mínimos, los estadounidenses no quieren tener bebés y argumentan diferentes razones para ello, siendo las principales que los jóvenes quieren más tiempo libre y libertad personal, que no tienen una pareja estable, o que no pueden pagar el gasto que supone tener un hijo.

Situación de la natalidad en Estados Unidos

Hace unos meses conocíamos este informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en el que se concluía que, actualmente, la tasa de natalidad de Estados Unidos es la más baja de los últimos 30 años. Los expertos barajaban algunas razones de las fluctuaciones de la tasa de natalidad vividas en los últimos años, apuntando a problemas como el escenario económico o la reducción del número de mujeres en edad fértil, entre otros.

Hoy leemos un artículo publicado en The New York Times que intenta contestar a la pregunta ¿por qué los estadounidenses tienen menos bebés?, las respuestas quizá se pueden trasladar a la situación de la natalidad en nuestro país, recordemos que se encuentra bajo mínimos y que, gracias a la inmigración, la tasa es algo mayor de lo que sería en realidad. Los investigadores pensaron inicialmente que la reducción de la tasa de natalidad se asociaba a la recesión (crisis económica), pero superada ésta, siguió cayendo hasta alcanzar ese mínimo histórico mencionado.

Existe una gran preocupación por la situación, ya que la tasa de natalidad se relaciona en mayor o menor medida con algunos problemas como la inmigración, la educación, la vivienda, la oferta laboral, la red de seguridad social y el apoyo a las familias trabajadoras, por ello, se decidió realizar una encuesta sobre por qué los jóvenes de hoy en día no tienen tantos niños. La encuesta fue elaborada por Morning Consult para la publicación estadounidense y los resultados son bastante esclarecedores.

Entre las razones argumentadas se destacan tres principales, que los jóvenes quieren más tiempo libre y libertad personal, que no tienen una pareja estable, o que no pueden pagar el gasto que supone tener un bebé. Sobre las personas que manifestaron que tenían o esperaban tener menos hijos de los que consideraban ideal, por ejemplo, uno en vez de dos, se citaron las siguientes razones:

Un 64% cree que el cuidado de los niños es muy caro, un 54% quiere tener más tiempo para dedicarlo a los hijos que tienen, un 49% están preocupados por la economía, un 44% no pueden costearse la manutención de nuevos hijos, un 43% espera a ver qué ocurre con la estabilidad financiera, y un 42% quiere más tiempo de ocio. Estas son las razones principales, aunque hay otras como la preocupación por el cambio climático (recordemos que de este tema ya hablamos), preocupación por la inestabilidad mundial, falta de ayudas familiares, etc.

El número de nacimientos por cada 1.000 mujeres en edad reproductiva fue de 60’2 el año pasado, lo que supone un mínimo histórico, la tasa de fecundidad total, que calcula cuántos niños tendrán las mujeres en función de los patrones actuales ha bajado a 1’8 hijos de media, lo que representa que se está por debajo del nivel de reemplazo en los países desarrollados cuya tasa se establece en 2’1 hijos. Antaño, la mayor tasa de natalidad estaba asociada a diferentes razones, los embarazos de inmigrantes, los embarazos adolescentes y los embarazos no deseados, pero estas tendencias se han revertido sobre todo por el uso de los métodos anticonceptivos de acción prolongada.

La encuesta proporciona respuestas a otras preguntas como por qué los adultos jóvenes no tienen hijos, en este caso de nuevo se repite una de las principales razones, querer tener más tiempo libre y de ocio, le siguen respuestas relacionadas con la economía y el gasto, esto debería hacer pensar al gobierno del país en cambiar las políticas económicas dirigidas a las parejas a fin de fomentar la natalidad. Como decíamos anteriormente, algunas razones son también argumentadas entre la población joven de nuestro país, con una natalidad bajo mínimos, sería necesario que de una vez, el Gobierno adoptara políticas que fomentaran la natalidad y no pequeñas ayudas o mejoras poco significativas.

Os invitamos a leer este artículo de The New York Times, ya que su información es reveladora y los resultados se pueden trasladar a la situación de la natalidad en la mayoría de países desarrollados.

Foto | Melissa Austin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...