Plan de prevención en los colegios sobre trastornos alimentarios

El Parlamento de Andalucía ha aprobado una Proposición no de Ley que tiene el cometido de poner en marcha un plan de prevención en los colegios sobre trastornos alimentarios. En esta proposición se contemplan otros puntos, como solicitar un censo para saber cuántas personas en Andalucía están afectadas por este tipo de trastornos, medidas contra aquellas páginas web que hagan apología de los trastornos alimentarios, etc.

Trastornos de la alimentación

Se ha aprobado en el Parlamento de Andalucía solicitar al Consejo de Gobierno que ponga en marcha para la próxima temporada escolar, un Plan de prevención en los colegios sobre trastornos alimentarios, cuyo cometido será informar, detectar y actuar en posibles casos de trastornos alimentarios en los niños.

También se solicita que se forme y sensibilice a los profesores sobre la importancia de una educación en la que se tengan en cuenta las vivencias y características personales de forma individual, algo que se considera necesario para actuar en aquellos casos donde el trastorno de la alimentación está instaurado.

Se trata de una Proposición no de Ley respaldada por todos los partidos políticos, aunque es algo que nos parece interesante y necesario, se siguen dejando a un lado cuestiones prioritarias como la introducción de una asignatura de nutrición como una medida de peso que puede contribuir a reducir el sobrepeso y la obesidad infantil, así como el riesgo de que los estudiantes sufran trastornos de la conducta alimentaria. Claro, que en este caso, el tema debería tratarse a nivel nacional, pero no estaría mal que una Comunidad Autónoma lo pusiera en marcha y diera lecciones de buen hacer al gobierno central.

En nuestra opinión, el hecho de que se trate de una Proposición no de Ley resta peso a la iniciativa, hay que tener en cuenta que se trata de una propuesta que tiene el cometido de aprobar textos o resoluciones que no tienen un carácter legislativo, cuando son proposiciones de ley son de obligado cumplimiento y la maquinaria que se pone en marcha es distinta a este tipo de propuestas no legislativas.

En esta iniciativa se pide al Gobierno andaluz que ponga en marcha medidas contra aquellas páginas web que hagan apología de los trastornos alimentarios, como por ejemplo la anorexia, la bulimia, etc. Además se solicita que se oriente al sistema sanitario hacia la prevención a través de la información y formación de los ciudadanos en ámbitos saludables. De nuevo se puede decir que son solicitudes complicadas, para que medidas como la de frenar las páginas web que promueven los trastornos alimentarios tengan efectividad, se deben llevar a cabo a nivel estatal y además deberían implicarse las grandes empresas que operan en internet.

También se contemplan otros puntos como solicitar un censo para saber cuántas personas en Andalucía están afectadas por este tipo de trastornos, la formación específica de profesionales de Atención Primaria sobre estos trastornos, así como protocolos de actuación para llevar a cabo un diagnóstico precoz. No sorprenden estas peticiones, cuando hay otras sobre la mesa que parecen desatendidas, como la educación inclusiva, faltan profesionales que garanticen que todos los niños aprendan juntos sin importar origen, condiciones personales, culturales o sociales, incluidos aquellos que sufren problemas o discapacidades.

Lo cierto es que la educación no atraviesa un buen momento en nuestro país, existen muchas carencias pendientes, aunque nos parece bien luchar contra los trastornos alimentarios en la infancia, no se deben descuidar otros temas igualmente importantes. En muchas ocasiones, este tipo de proposiciones no de ley no tienen los resultados esperados, véase como ejemplo la proposición no de ley para luchar contra la pobreza infantil del año 2012, sirvió de poco ya que la pobreza infantil se incrementó en los dos años siguientes. Se puso en marcha en 2014 un fondo para la infancia para paliar el problema de la pobreza infantil, el reparto de los 17 millones de euros entre las familias pobres con menores a su cargo resultó lamentable, ya que en algunos casos se destinaron 10 céntimos al día.

En definitiva, en política se habla y debate mucho, se muestra una cara de unidad contra determinados problemas, pero a la hora de la verdad, se hace poco al respecto. Ojalá sirva de algo esta proposición y se pueda llevar a cabo un efectivo plan de acción en los colegios contra los trastornos alimentarios. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Europa Press.

Foto | daniellehelm

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...