Los menores de dos años pueden consumir pantallas digitales en determinadas circunstancias

La AAP (Academia Americana de Pediatría) acaba de actualizar sus recomendaciones sobre el consumo de pantalla en los niños, ahora permite que los bebés a partir de 18 meses puedan ver contenido audiovisual, siempre que sea de calidad y estén acompañados de sus padres. Los expertos reconocen que estos contenidos pueden contribuir en la adquisición del lenguaje, la comprensión de conceptos, etc.

Consumo digital en la infancia

Desde hace varios años, la Academia de Pediatría Americana ha recomendado que los niños menores de dos años no vean la televisión ni las pantallas de otros dispositivos digitales, asegurando que no era recomendable para el desarrollo temprano del cerebro de los menores. Muchos pediatras argumentaban que los cerebros de los bebés eran incapaces de entender el sentido o significado de muchas imágenes, por otro lado, comentaban que los niños de hasta tres años de edad, aprendían mejor del mundo real que lo que pueden aprender en cualquier pantalla.

Desde el año 1999 una buena parte de los pediatras estadounidenses se han aferrado a la recomendación de prohibir las pantallas en niños menores de dos años, sin embargo, ahora la Academia Americana de Pediatría acaba de suavizar esta norma de sus directrices, permitiendo que los menores de dos años puedan consumir pantallas digitales en determinadas circunstancias.

Los expertos aseguran que los niños a partir de 18 meses pueden ver contenidos de calidad, como por ejemplo Barrio Sésamo, siempre que un adulto les acompañe y les ayude a entender lo que están viendo, explicándoselo. También ha modificado las recomendaciones sobre este tipo de consumo en niños de entre dos y cinco años de edad, la AAP recomienda limitar a una hora diaria consumir contenidos a través de una pantalla y siempre teniendo en cuenta que los padres habrán seleccionado previamente el tipo de programación que pueden ver.

Para niños más mayores es importante establecer límites sobre el consumo de pantalla que sean más rigurosos, de modo que no interfiera en las horas de actividad física, juego o sueño. La AAP reconoce que los tiempos están cambiando, especialmente en el mundo de los medios digitales, por lo que es necesario equilibrar la tecnología con el desarrollo infantil. Reconocen que un tablet puede ayudar a los niños a ampliar su vocabulario, a aprender nuevos conceptos y también aporta otros beneficios, pero siempre que los niños sean lo suficientemente mayores para procesar y comprender lo que están viendo.

Ese se puede decir que es un criterio flexible que dependerá del desarrollo y capacidad de los niños, algunos podrán ver un programa con dos años de edad y otros deberán esperar un poco más, hasta que sean capaces de comprender qué están viendo. En el siguiente vídeo veréis que habla un pediatra sobre los cambios de las recomendaciones de la AAP.

La academia hace hincapié en establecer un horario para el consumo audiovisual, evitar que los niños tengan acceso a estos dispositivos en su dormitorio o en algún lugar donde los padres no puedan estar delante, recordemos que estos consejos también los han proporcionado pediatras españoles, australianos, etc. Desde que se pueda, es interesante enseñar a los niños poco a poco a comprender la importancia de la seguridad en internet y por qué es necesario seleccionar los contenidos, elegir la programación que podrán ver junto a ellos, etc.

A través de este enlace podréis conocer todos los cambios que se han realizado en las recomendaciones de la AAP, son bastante significativo y posiblemente no se tardará mucho en adoptar nuevos consejos a medida que la tecnología avanza y aumenta el contenido de calidad y las medidas de seguridad en beneficio de los más pequeños.

Foto | donnierayjones

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...