Los bebés que no tienen fuertes vínculos con su madre son más propensos a sufrir obesidad

Muchas veces hablamos de ese vínculo especial que se desarrolla entre la madre y su bebé y que se va afianzando mucho más durante el tiempo de la lactancia, pero también hablamos de esos casos en los que ese vínculo es poco o nulo, casos en los que las madres no son cariñosas con sus bebés, y ahora sabemos que eso puede afectarlos en muchos aspectos.

Los especialistas han descubierto que aquellos niños que no tuvieron un fuerte vínculo afectivo con sus madres en la primera infancia son mucho más propensos a sufrir de obesidad ya que ésta enfermedad estaría relacionada a zonas afectadas en áreas particulares del cerebro que controlan las emociones y las respuestas al estrés, las mismas son las que funcionan en los procesos de control del apetito y del equilibrio energético.

Durante la investigación se estudiaron datos obtenidos del  Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU, con información obtenida de cientos de familias con niños nacidos en 1991, durante el control se observó que el riesgo de obesidad en adolescentes de 15 años eran mayor entre aquellos individuos que tenían una relación emocional débil con sus madres durante su infancia temprana.

El 13% de los niños en estudio tenían un fuerte vínculo afectivo con sus madres, fueron ellos los que se mantuvieron muy lejos del riesgo de padecer de obesidad durante sus primeros años y su adolescencia. En base a los datos obtenidos los especialistas indican que en la prevención de la obesidad infantil también se deben tener en cuenta estrategias efectivas para estimular el vínculo entre el niño y su madre en conjunto con una dieta equilibrada y ejercicio.

Sarah Anderson, profesora asistente de epidemiología y autora de la investigación:

«Es posible que la obesidad infantil pueda ser influida por intervenciones que intenten mejorar los vínculos emocionales entre las madres y los niños en lugar de enfocarse solo en la ingesta alimentaria y la actividad de los niños»…»La sensibilidad que una madre muestra en la interacción con su hijo podría verse influida por factores que quizás ella no controle. Como sociedad, debemos pensar sobre cómo podemos respaldar unas relaciones de mejor calidad entre madre e hijo, porque eso podría tener un impacto sobre la salud del niño».

Vía |  Rosario 3
Foto |  She Knows

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...