La mortalidad de niños y jóvenes en Estados Unidos es mayor que en otros países desarrollados

A pesar de ser un país desarrollado, Estados Unidos tiene una elevada tasa de mortalidad infantil y juvenil, mayor que la que tienen otros países desarrollados, Sobre este tema, se ha realizado un estudio para comprender mejor las causas de las muertes y cómo las tasas varían dependiendo de la raza y la situación socioeconómica.

Cifras sobre la mortalidad infantil en Estados Unidos

En el mes de marzo nos hacíamos eco de un estudio en el que se concluía que la mortalidad infantil en Estados Unidos era mayor que en muchos países europeos, tanto en bebés que no han nacido todavía como en los nacidos a término. Pues bien, hoy conocemos los resultados de un nuevo estudio que se podría considerar complementario, en el que se concluye que la mortalidad de niños y jóvenes en Estados Unidos es mayor que en otros países desarrollados.

Los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer del país comentan que la tasa de mortalidad en bebés, niños y jóvenes se ha reducido en países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Inglaterra o País de Gales, sin embargo, Estados Unidos se mantiene a la cabeza en esta tasa y en las distintas etapas del desarrollo de los niños. Se destaca que la mortalidad es especialmente más elevada entre los indios americanos, los nativos de Alaska y los niños de raza negra, esto no es algo que sorprenda, ya que se trata de segmentos poblacionales con mayores dificultades en todos los sentidos.

Los datos muestran que los bebés de raza negra son los que tuvieron la tasa más alta de mortalidad en el estudio, con 1.128 muertes por cada 100.000 bebés, le siguen los indios americanos y nativos de Alaska, con una tasa de 968 muertes por cada 100.000 bebés. En cambio, en los bebés de raza blanca, la tasa se reduce hasta las 498 muertes por cada 100.000 bebés, y en el caso de los bebés latinos, 466 muertes por cada 100.000 bebés, este último dato puede sorprender, ya que a pesar de ser un grupo con más dificultades que los de raza blanca, la tasa de mortalidad es mucho más baja.

El estudio apunta que, aunque la tasa de fallecimiento en bebés por muerte súbita del lactante ha disminuido, ha aumentado la tasa de mortalidad por estrangulación y asfixia en la cuna. Este no es un dato que tampoco nos sorprenda, recordemos que un estudio del que hablábamos aquí, concluía que muchos padres hacen caso omiso a las recomendaciones de no colocar peluches en la cuna, de no colocar al bebé boca abajo en la cuna, de llevar al bebé a la cama con sólo un mes de vida (algo que aumenta el riesgo de muerte súbita), etc. Como resultado de este tipo de actuaciones, cada año mueren unos 3.500 bebés por causas relacionadas con el sueño, algo de lo que informaba el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos).

Las muertes por accidente también se han reducido debido, en gran parte, a la disminución de los accidentes de tráfico, en cambio, las muertes por sobredosis o suicidio han aumentado, porque cada vez hay más jóvenes que abusan de las drogas. El estudio es de carácter informativo y no se diseñó para demostrar si los cambios específicos en la medicina o los cambios en el comportamiento a nivel de la población podrían tener un impacto directo en las tasas de mortalidad de los jóvenes.

Los expertos comentan que ya sabían que las tasas de mortalidad infantil del país eran más altas que las de otros países industrializados, este estudio debe servir para comprender mejor las causas de las muertes y cómo las tasas varían dependiendo de la raza y la situación socioeconómica. En un país con amplias desigualdades sociales y económicas entre poblaciones blancas, negras y nativas, no debe sorprender la disparidad arrojada en el estudio. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en JAMA Pediatrics.

Foto | Meagan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...