¿Cómo combatir el matrimonio infantil?

Recientemente, en el Parlamento Europeo se ha debatido un tema que suscita preocupación por ser una clara violación de los derechos humanos, hablamos del matrimonio infantil. Se ha planteado la cuestión sobre cómo combatir esta lacra y las respuestas no aclaran mucho, se proponen líneas de actuación que ya se han propuesto anteriormente, pero la realidad es que es complicado luchar contra tradiciones culturales y normas sociales establecidas desde hace siglos.

Matrimonio infantil

¿Cómo combatir el matrimonio infantil? Esta es la pregunta que se ha formulado en el debate realizado en el Parlamento Europeo para acabar con lo que se considera una violación de los derechos humanos. En los países en vías de desarrollo, una de cada tres niñas menores de 18 años y una de cada nueve niñas menores de 15 años, es forzada a contraer matrimonio, como consecuencia se incrementa significativamente el riesgo de que se abandonen los estudios, de sufrir abusos sexuales, maltrato físico y psíquico, tener complicaciones en el embarazo y el parto y mayor riesgo de muerte, etc.

Unos 700 millones de niñas son actualmente víctimas del matrimonio infantil, se calcula que para el año 2030, el número de matrimonios infantiles se habrá elevado a 950 millones. Este incremento será debido al aumento de la población mundial, pero a efectos estadísticos habrá reducido el número de niñas afectadas por esta lacra. Pero a pesar de ello, es una cifra escandalosa que demuestra que es necesario trabajar mucho más, especialmente en aquellos países donde la tasa es muy elevada, como por ejemplo Níger, cuya incidencia es del 77%, o Bangladesh, con una tasa de matrimonio infantil del 74%.

Parece ser que anteriormente los eurodiputados solicitaron al gobierno de Bangladesh que pusiera punto y final a las lagunas legales existentes en la legislación del país, aunque la edad mínima para el matrimonio se establece en 18 años para mujeres y 21 años para hombres, parece ser que existen excepciones en determinados casos en los que sí se acepta el matrimonio si los niños lo consienten. Lo curioso es que no se especifican los criterios y excepciones, es como jugar a dos bandas, por un lado se reconoce la necesidad de proteger a la infancia del matrimonio contentando a la comunidad internacional, y por otro se aceptan determinadas excepciones en favor de las tradiciones culturales de las comunidades que aceptan esta práctica.

La realidad es que los matrimonios infantiles son comunes en muchas partes del mundo, sobre todo en Asia y África, la mayoría son forzados y las niñas no tienen otra salida más que aceptar, exponiéndose a los riesgos antes mencionados. En muchas ocasiones el matrimonio infantil está impulsado por la pobreza, la desigualdad de género y el temor de los padres por la seguridad de sus hijos ante los conflictos. Según un estudio de la ONU, la tasa de matrimonio infantil se multiplicó por cuatro entre los refugiados por la guerra del país.

Los eurodiputados creen que el mejor modo de combatir el matrimonio infantil es trabajar directamente con las comunidades y los niños, a fin de poder cambiar las tradiciones culturales y las normas sociales, ayudarles a tener acceso a la educación, la salud, los servicios jurídicos, etc. Se considera prioritario que los parlamentos de todo el mundo adopten una legislación que proteja a los niños, permitiéndoles que puedan utilizar su capacidad para tomar decisiones de sus propias vidas.

Claro, que algunos eurodiputados consideran que la línea de actuación debe ser otra, como por ejemplo apoyar económicamente a las mujeres y brindarles más recursos educativos. Otros van más allá y explican que el matrimonio infantil es un punto de partida para abordar otras cuestiones, ya que centrarse exclusivamente en este problema provoca que se deje de avanzar hacia otros objetivos, como el fin a la violencia de género, el fin al abandono escolar, etc. Es evidente que la pregunta sobre cómo combatir el matrimonio infantil no es fácil de abordar y contestar, poco pueden hacer los europarlamentarios si los gobiernos de estos países no ponen el 100% de su parte, actuar directamente con las comunidades no siempre es posible, ya que los gobiernos de los países se encargan de poner trabas para ello.

Podéis conocer todos los detalles del debate sobre cómo poner fin a este problema, a través de la página web del Parlamento Europeo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...