Ser madre o padre soltero.

Según la situación que haya provocado la crianza de nuestros hijos en solitario deberemos tener en cuenta diferentes aspectos. En cualquier caso, para ayudarles a entender la situación es bueno explicarles las cosas, hablarles mucho y darles todo nuestro cariño. Si nos organizamos bien y según el caso puede ser una experiencia gratificante.

Aunque la tarea de ser padre soltero no es nada fácil, si uno se organiza bien y tiene claros los objetivos podrá evitar que sus hijos vivan esta situación de manera traumática. Hablar con ellos, darles mucho cariño, confiar y a la vez inculcarles normas de convivencia nos ayudará a llevarlo mejor.

Para poder dar algún consejo relacionado con la crianza de los niños como padres/madres solteros, primero es necesario saber cuál es la razón por la que esos niños se van a criar con un único progenitor. Esta situación puede deberse a diferentes razones, como por haber enviudado, por una separación o divorcio o porque simplemente alguien decidió que así iba a ser su vida y la de sus hijos.

No por asumir el rol de padre/madre se debe sobreproteger a los hijos.

En el caso de haber enviudado, ésta parece ser la situación más traumática para todos, ya que se suma el dolor de la pérdida con el de criar solos a los pequeños. Para ayudar a tus hijos, lo mejor es hablar y explicarles vivencias del progenitor que falta. Por ejemplo, si faltase la madre se pueden contar anécdotas de cuando su mamá estaba embarazada de ellos, de esa manera les recordaremos su presencia y cómo les quería. Esto les ayudará a saber que han sido recibidos en este mundo de una forma muy querida y les ayudará a fortalecer su yo personal. Por otro lado, en su cuidado, el progenitor superviviente deberá siempre tener en cuenta que deberá asumir el rol de padre y madre a la vez. Sin embargo, no por faltar uno de los dos se debe llegar a sobreproteger a los niños. Debemos darles su espacio, mucho cariño y dejarles que vengan a pedirnos ayuda cuando ellos vean que nos necesitan.

El caso del divorcio también resulta traumático para los pequeños, pero si los padres lo llevan bien, conseguirán que sus hijos no sufran demasiado. Nunca debemos hablar mal de la parte que no está delante de los niños y, por muy difícil que pueda parecer, es muy beneficioso llevarnos bien entre los padres para conseguir que ellos disfruten de la compañía de cada uno, como lo es también no faltar nunca a las citas, disfrutar de sus actividades extraescolares y, siempre que se pueda, compartir todo lo que podamos con ellos. Tanto si es la madre como el padre el que tiene la custodia, debemos fomentar la comunicación padre-hijo para que los niños sigan teniendo ambas figuras paternas aunque no vivan juntas. Debemos hablarles y explicarles que, aunque su papá o su mamá no estén siempre presentes, están ahí para lo que necesiten.

El caso de decidir ser madre o padre soltero es diferente, ya que la decisión de asumir el rol de padre/madre es solo nuestra. Así pues, debemos tener en cuenta que es aconsejable explicarles a nuestros hijos cuál es la situación y que el hecho de faltarles una de las figuras no tiene que considerarse un trauma. No siempre la familia es tradicional y mucho menos en los tiempos que corren, donde cada vez es más normal ver madres o padres solteros y no por ello van a ser peores padres. Al contrario, si tenemos claro lo que queremos y se lo transmitimos a los pequeños, ellos lo asumirán con normalidad: es muy importante hablar con ellos y explicárselo todo.

Foto por KellyB en  Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...