Regalos ¿cómo evitar que tu hijo reciba demasiados?

Seguramente casi todos los padres nos encontramos en el cumpleaños de nuestros niños en la misma tesitura: muchos regalos para una sola celebración. La mayoría nos cuestionamos si esto es bueno o es malo para los pequeños. Sin embargo, en muchos casos el problema reside en nosotros mismos: si reciben pocos regalos podemos desarrollar un sentimiento de culpabilidad, pero si reciben demasiados creemos que no lo sabrán valorar. Esto es porque, entre otras cosas, cuando reciben todos los regalos abren paquetes y paquetes y a veces ni miran lo que hay dentro o no les prestan la suficiente atención.

¿Demasiados regalos para estas Navidades?

Pero ¿esto es realmente así? Me refiero al hecho de que no miren todos los regalos tal y como esperamos de ellos. Habrá casos en que sea así, pero también habrá niños que con la emoción del momento no sabrán exteriorizar todo lo que les pasa ya que no les damos el suficiente tiempo de adaptación frente a esta situación. Los nervios, los invitados, los regalos, los amiguitos… son demasiadas cosas para pedirles que sepan reaccionar de la manera que nosotros esperamos. Este hecho no significa que no les hagan ilusión todos esos regalos ni que no les gusten; probablemente pasado el momento del cumpleaños jugarán y disfrutarán con esos juguetes nuevos hasta la saciedad.

Si lo que nos preocupa es que reciban demasiados regalos y no podemos evitar comprarlos, una manera de conseguir que los niños los valoren más es revisar los que ya tienen días antes de la celebración y donar, compartir con otros niños o guardar aquellos que ya no use. De esta manera, el niño recibirá los nuevos con más ilusión. Hay padres que optan por guardarles algunos regalos y se los van entregando de manera escalonada a lo largo del año, de forma que el niño no tiene tantos de golpe y los va valorando poco a poco.

Ante los regalos, no esperes que el niño se comporte como tú quieres.

En general, los padres tienen miedo de que sus hijos, al recibir tantos regalos, se vuelvan envidiosos o avariciosos y no sepan valorar lo que tienen. Teniendo esto en cuenta, existen fórmulas para evitar encontrarnos con tantos paquetes. Por ejemplo:

–          Regalar menos pero de más calidad, tanto los padres como el resto de la familia o los compañeros de clase, que pueden unirse para hacer un buen regalo y evitar una avalancha.

–          Sugerir que le regalen a nuestros pequeños aquello que nosotros pensamos que les va mejor por su edad o gustos (algo que los padres  sabemos mejor que nadie).

–          Dar a elegir regalos como entradas para el cine, el zoo, el circo, puede ser una idea diferente y divertida para ellos.

Foto regalos por di_the_huntress en Flickr

Foto niño por WoogyChuck en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...