¿Qué hacer con un niño superdotado?

Lo mejor para saber si nuestro hijo es superdotado es que lo llevemos a un centro especializado donde le procuren orientación psicológica y le hagan los correspondientes test. Los niños superdotados suelen superar los 130 puntos de coeficiente intelectual, suelen destacar positivamente, ser muy habladores o querer llamar la atención de alguna manera.

¿Demasiado inteligente para su edad?

Puede que, en secreto, todos los padres y madres sueñen con tener un niño superdotado, un verdadero cerebrito con un coeficiente superior a la media. ¿Te imaginas que, con seis años, tu hijo toque el violín o lea  libros de adultos? La capacidad intelectual es algo que nos importa y el saber cómo poder desarrollarla es uno de los retos educacionales más importantes que se le pueden presentar a unos padres. Sin embargo, y pese a la creencia popular, los niños superdotados suelen presentar problemas a causa, precisamente, de su exceso de inteligencia. El aislamiento,el acoso o incluso en fracaso escolar pueden incidir negativamente en ese desarrollo intelectual del que hablamos. Pero sobre todo, les causará conflictos a nivel emocional y en sus relaciones con los demás. Por otro lado, el exceso de presión por unos padres demasiado interesados en sus capacidades pero no en su desarrollo y bienestar emocional también es contraproducente.

Lo mejor para saber si nuestro hijo es superdotado es que lo llevemos a un centro especializado donde le procuren orientación psicológica y le hagan los correspondientes test. En ocasiones sentimos que nuestro hijo no encaja en determinados ambientes, que no se siente feliz o que vuelve de la escuela frustrado. Es en ese momento en el que debemos preguntarnos si puede tener una alta capacidad intelectual. El ser diferente al resto no es un signo inequívoco de que el niño es superdotado, pero es un indicio que puede ayudarnos. Sin embargo, para una total seguridad, existen asociaciones de superdotados como AEST (Asociación Española de Superdotados y con Talento), vigente desde hace 15 años.

Los niños superdotados suelen superar los 130 puntos de coeficiente intelectual, destacar positivamente, ser muy habladores o querer llamar la atención de alguna manera. Tal y como podemos leer en el blog Eliceo, el niño superdotado no duerme mucho, suele pronunciar su primera palabra a los 6 meses y se desarrolla cognitivamente muy por delante de sus compañeros. La confianza en uno mismo, la capacidad de observación, la concentración y la creatividad son otros de sus rasgos. Sin embargo, y dada su diferenciación del grupo homogéneo, estos niños tienden a ser muy idependientes y retraídos… lo cual puede derivar, si no se les conduce por la vía a adecuada, a estados depresivos.

Además de las capacidades intelectuales, es bueno desarrollar el aspecto relacional

Los superdotados necesitan más atención que otros niños. Debes estimular su incipiente inteligencia realizando actividades que lo motiven: teatro, zoo, cine, museos, parques temáticos. Por otro lado, es necesario estar atento a los gustos y capacidades específicas de tus hijos. Si a tu niño le gusta el arte, puede ser bueno canalizar sus ansias de creatividad mediante clases extraescolares de pintura. Lo mismo puede pasar con la música, los idiomas, etc. Actividades que les supongan retos intelectuales. Si no tienen que lidiar con dichos retos, acabarán por aburrirse en la escuela y estarán fantos de motivación… lo cual puede derivar a un fracaso escolar.

Por último no olvides que, por muy inteligente que sea, un niño es un niño. No le sobrecargues con más actividades de las que puede soportar, aún si él te lo pide. Incide en su faceta relacional para que pueda desarrollar capacidades sociales… Y es que tu hijo debe saber que hay cosas que no se pueden aprender en los libros.

Fuentes: Eliceo.com

Studying por scui3asteveo en Flickr

Study por MC Quinn en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...