Pila de botón segura para niños

Un grupo de expertos estadounidenses ha logrado desarrollar una nueva pila de botón segura para los niños, aunque se trague no provocará lesiones en el esófago. El secreto está en el nuevo material con el que se ha recubierto la pila, éste lo aísla de la humedad evitando que se produzcan las reacciones químicas abrasivas.

Riesgos de las pilas de botón

Un grupo de ingenieros del Instituto de Tecnología de Massachusetts y de la Universidad de Harvard ha logrado desarrollar una nueva pila botón segura para niños, es decir, aunque los pequeños se la traguen no les podrá provocar ninguna lesión. Parece ser que hace un par de años, a raíz de las estadísticas que mostraban que más de 3.000 niños habían ingerido una pila de este tipo, los expertos decidieron trabajar en un nuevo tipo de pila botón que fuera totalmente seguro.

La ingesta de una pila provoca graves lesiones causadas por quemaduras resultantes de las reacciones químicas que se desencadenan en el esófago, éstas se producen en menos de dos horas tras haber ingerido la pila, pero además hay que apuntar que pueden causar la muerte del menor.

Es por ello que es muy importante mantener fuera del alcance de los niños las pilas botón, así como los objetos que las utilizan, como por ejemplo los mandos a distancia. Hay que procurar no dejar nunca pilas, sean nuevas o usadas, en cualquier superficie de casa que esté al alcance de los pequeños, las pueden coger y tragarlas accidentalmente. En el caso de que sean juguetes los que funcionan con este tipo de pilas, hay que asegurarse de que el compartimento en el que se alojan no es accesible, en caso contrario lo mejor es evitar que el niño pueda jugar con esos juguetes.

La nueva pila botón segura para niños tiene un aislamiento especial que evita que la humedad pueda acceder a la pila y por tanto, que no se generen iones de hidróxido que son corrosivos y abrasivos. El recubrimiento está fabricado con QTC (quantum tunnelling composite) y sólo permite conducir la electricidad cuando la pila está colocada en su compartimento y con el correspondiente resorte de presión. Este material está fabricado con una combinación de silicona y partículas diminutas de metal que facilitan la transmisión de la energía cuando la pinza de presión actúa sobre la pila.

El resultado es una pila impermeable a la que no le afectan los líquidos y por eso no puede desencadenarse la reacción química abrasiva afectando al esófago o al lugar del organismo en el que se haya alojado la pila. Según leemos aquí, las pruebas realizadas demuestran que sólo se genera energía cuando la pinza de presión actúa sobre ella, se realizaron también pruebas de laboratorio en las que las pilas se expusieron al líquido presente en el estómago, las pilas normales se corroían, las pilas de botón recubiertas con este material permanecían intactas al cabo de 25 horas.

Las nuevas pilas son todo un avance para la seguridad de los niños, y están pendientes de patente, será cuestión de esperar que los fabricantes de pilas de botón trabajen con este recubrimiento especial, sobre todo para que las porten aquellos artículos que son accesibles a los niños. Podéis conocer todos los detalles de la investigación y desarrollo del recubrimiento para las pilas, a través de este artículo de la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Foto | James Bowe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...