Cómo enseñar normas de cortesía a los niños

Los niños aprenden desde pequeños buenos modales si les enseñamos y les ayudamos con el ejemplo. Para ello podemos utilizar cuentos, dibujos animados o historietas que nos pueden ayudar a interactuar con ellos. A los niños les encanta imitar a sus personajes de cuento favoritos, podemos utilizar esto para enseñarles normas de cortesía.

No hace mucho leí en algún sitio una frase que me gustó: “la buena educación se aprende desde la cuna”. Ciertamente alguien podría pensar que a un bebé no hace falta decirle nada porque no entiende. Yo no lo creo. Los niños desde que nacen nos observan, nos miran y aprenden de nosotros. A medida que van creciendo van imitando lo que ven, por eso es importante que si le quieres dar una buena educación, lo primero que se debe hacer es comportarse como queremos que ellos lo hagan. Enseñar con el ejemplo.

Con buenos modales se sentirán más personitas en el mundo de los mayores.

Claro está que no podemos pedirle a un bebé de seis meses, que es más o menos cuando ya se quedan sentados, que no coma con la boca abierta, que no eructe o que no toque la comida con las manos. Precisamente necesitan hacer todo eso, para interactuar con el mundo que les rodea. Pero no necesariamente nosotros tenemos que actuar igual, les dejamos que lo hagan para que aprendan.

A medida que los niños crecen, llega un momento en que esto cambia y se les puede enseñar que hay cosas que no se deben hacer; el momento depende de la madurez de cada niño. Es cierto que desde bien pequeñitos acostumbramos a los pequeños a decir “hola”, “adiós”, “perdón”, “gracias” o “dale un beso”, entre otras. Es importante enseñarles costumbres, aunque no las reproduzcan en ese justo momento. No hay que obligarles ya que pueden acabar renegando de las buenas maneras, pero sí explicarles que hay que hacerlo. Generalmente lo harán solitos y sin que nadie se lo tenga que decir, cuando estén preparados.

Para enseñar normas de cortesía a los niños, tenemos que conseguir hablarles en su idioma, ¿y cuál es su idioma? Los dibujos, los cuentos o sus personajes favoritos pueden ayudarnos a enseñarles muchas cosas y nos pueden ayudar a que nos entiendan más fácilmente. Hay muchas maneras, por ejemplo, podemos inventarnos un cuento (eso les encanta) o podemos pintar con ellos escenas que nos interesa que aprendan: lavarse los dientes, pedir permiso, dar las gracias, taparse la boca al toser, etc. También podemos utilizar algún personaje muy querido por ellos de ejemplo y explicarles que lo tienen que hacer como él.

Actualmente, algunos dibujos que nos pueden servir de ejemplo son los de Caillou o Dora, donde suelen enseñar muchas cosas a los pequeños desde su punto de vista para que aprendan más fácilmente. No quiere decir esto que nosotros los padres no seamos capaces de enseñárselas también, sino que a ellos les encanta hacer las cosas como sus personajes de ficción preferidos.

Foto por apdk en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...