Los niños deben cenar liviano en Navidad

Este es un momento del año sumamente especial, todo se trata sobre preparativos para la comida y los regalos, ya que nos esperan experiencias agradables para compartir con la familia y los amigos, pero como ocurre con todo lo que escapa a la rutina, puede ocurrir que nos encontremos con problemas, por eso hay que prevenirlos, sobre todo cuando hay niños en la familia.

Un problema sumamente frecuente tiene que ver con la comida que se elabora en estas fechas, ya que muchos niños pueden tener indigestiones con el menú, por eso los expertos recomiendan diferentes opciones para cuidar a los más pequeños, en este caso en la voz de los profesionales del Hospital Humberto Notti, en Mendoza, Argentina.

El menú navideño que sugieren los nutricionistas y expertos en infancia es aquel que incluya una entrada liviana basada en verduras, un plato principal con algún tipo de carne, preferentemente blanca, y un postre en el que abunden las frutas, todo acompañado con agua fresca o jugos de frutas naturales, evitando las bebidas azucaradas o gaseosas.

Se trata de la mejor alternativa para evitar grandes atracones de comida muy pesada que pueden indigestar los delicados estómagos de los niños, que pueden acabar teniendo descomposturas y dolores de panza que entorpecerán todo el festejo y hará que la celebración termine de una forma sumamente diferente a la planeada.

Elena Moya, jefa del Servicio de Nutrición del hospital, ha hecho referencia al hecho de que es sumamente frecuente que luego de las comidas de Navidad y de Año Nuevo aumenten considerablemente los problemas digestivos en menores que pueden presentar casos de gastroenteritis a causa de haber comido platillos muy pesados, por eso lo mejor es prepararles un menú especial indicado para ellos.

En la mesa no deben faltar las frutas y las verduras, y hay que tener en cuenta que lo que vayan a comer los niños no debe estar condimentado en exceso ya que sus paladares y tractos digestivos son sumamente inmaduros para poder ingerir algunas cosas que a los adultos no les hacen daño.

Si bien los platos muy elaborados y los grandes banquetes navideños forman parte de una tradición muy establecida, lo mejor es pensar siempre en el bienestar de los niños de la familia y ser un poco más flexibles en esos aspectos, para poder cambiar un poco los hábitos e introducir a la mesa comidas más livianas e igual de apetitosas para que los niños no tengan problemas con su digestión.

Los expertos también han hecho referencia a tener un especial cuidado con todo tipo de conservas caseras, lo mejor es que los niños pasen de comerlas, sobre todo si no las han probado antes. Un consejo para todos es tener mucho cuidado con las cadenas de frío sobre todo en los alimentos que contengan elementos grasos ya que pueden generar intoxicaciones tanto a niños como a adultos.

Vía | Mdzol
Foto | Rachel Lynne Smith

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...