Los niños con neofobia tienen más ansiedad y menos autoestima

Un nuevo estudio sobre la neofobia concluye que los niños que padecen este trastorno tienen más ansiedad y menos autoestima que los niños que son neofílicos, es decir, los niños a los que les gusta probar de todo y comen casi de todo.

Miedo a probar alimentos nuevos

Ya hace tiempo que hemos hablado sobre la neofobia o miedo a lo desconocido o a algo nuevo, en el contexto de la alimentación hace referencia al miedo o aversión a los alimentos nuevos o desconocidos. Este trastorno suele ser habitual en el desarrollo de los niños, aunque también lo sufren los adolescentes y adultos. Una nueva investigación desarrollada por expertos de la Universidad del País Vasco con un grupo de 831 niños con edades comprendidas entre los 8 y 16 años, concluye que los niños que sufren neofobia tienen más ansiedad y menos autoestima.

En la investigación se preguntó a los niños sobre la disposición que tenían a probar nuevos alimentos, paralelamente se tomaron datos sobre la constitución corporal, el estilo de vida que mantenían, el nivel de ansiedad, autoestima y otras variables psicológicas. Según los datos obtenidos, se han encontrado diferencias notables en muchas variables entre los niños que no son neofóbicos y los que sí lo son. Según los expertos, el comportamiento neofóbico puede tener consecuencias dietéticas negativas debido a que se reduce la cantidad de alimentos que forman parte de la dieta, los niños comen menos frutas y verduras e incrementan el consumo de alimentos que se deberían tomar de forma ocasional, por lo que la calidad de la dieta de los pequeños es mucho menor.

Los expertos explican que generalmente los padres controlan lo que comen sus hijos, en ocasiones les presionan para que prueben nuevos alimentos, presión que puede afectar negativamente al estado emocional de los niños, además conduce a sufrir un mayor nivel de neofobia. En el estudio, los niños neofóbicos explicaron que sus padres utilizan el estilo parental de alimentación denominado de estimulación, así como un control menor que los progenitores de niños neofílicos, niños a los que les gusta probar nuevos alimentos y comen prácticamente de todo.

Inicialmente los padres de niños neofóbicos controlan y estimulan mucho para intentar conseguir que sus hijos prueben todo tipo de alimentos, pero llega un momento en el que aparece la resignación ante las negativas de los menores, lo que facilita que acaben comiendo esos alimentos que sólo se deberían comer de forma ocasional.

Hablando de la ansiedad, según los datos obtenidos en el estudio, los niños neofóbicos son más ansiosos que los niños neofílicos, en lo que refiere a la autoestima, quienes padecen neofobia obtuvieron una menor puntuación en la investigación realizada sobre las cinco dimensiones estudiadas del autoconcepto, familiar, social, físico, emocional y académico, en adolescentes, las menores puntuaciones se registraron en dos de las cinco dimensiones, el autoconcepto familiar y el físico.

A pesar de que existen diferencias notables en la dieta, no se han encontrado diferencias significativas en la composición corporal, los investigadores creen que esto puede ser debido a los suplementos nutricionales que reciben los niños neofóbicos para compensar el déficit de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales que no toman a través de la dieta. Los expertos lanzan un mensaje a los padres de niños que sufren neofobia para que ésta no se desarrolle y vaya a más como ya hemos comentado antes, explican que es muy importante tener un fuerte vínculo parental con los niños y recomiendan que a la hora de la comida predomine un ambiente distendido y agradable.

Ofrecen consejos que ya hemos tratado anteriormente en el blog, como por ejemplo hacer partícipes a los niños en la elaboración de la comida, porque resultará más sencillo que prueben los alimentos si han colaborado en su preparación, ir de compras con ellos, utilizar refuerzos positivos y hacer de modelo, es decir, los padres deben predicar con el ejemplo y comer de todo, de ello hablábamos aquí.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad del País Vasco.

Foto | Sanutri

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...