Los golpes en los dientes, cómo debemos actuar

Cuando los niños se dan un golpe en los dientes puede ocurrir que se le caiga, se le rompa o simplemente se le mueva, aunque en cualquier caso, deberemos acudir al especialista para que lo examine.

Hay que proteger el diente para llevarlo al dentista.

Es importante saber qué hacer cuando nuestro pequeño se cae y  se da un golpe en los dientes. Primero porque si se la ha roto, es posible que el dentista se lo pueda pegar con un pegamento especial para dientes y segundo, porque si el diente se ha caído del todo, es posible que se lo pueda implantar. En cualquier caso, es necesario saber cómo debemos actuar para mantener esos trocitos de dientes o el diente caído para que no se estropee y el dentista pueda reimplantárselo o pegarlo.

Las caídas en los niños pequeños son frecuentes, aunque cuando son muy pequeños solemos tener mucho cuidado y estar muy encima, es inevitable que se caigan y se hagan daño. Además ellos no suelen tener el reflejo de protegerse y por lo tanto, los golpes en la boca son habituales. Se debe tener en cuenta de que los golpes  que se dan los niños y que suelen dar muchos quebraderos de cabeza son los que se dan en la boca. Esto es porque los golpes en los dientes son muy  alarmantes.

La edad a la cual los niños suelen darse más golpes en los dientes es entre los seis y los siete años de edad. A esa edad, los pequeños ya han hecho o están haciendo el cambio a los dientes definitivos y por ello, deben aprender a cuidarse la boca y a intentar protegérsela de los golpes en el caso de caídas. En el caso de que se hayan caído, han de saber cómo actuar para recuperar cualquier pequeño trocito que se haya caído.

Los niños también deben saber la importancia que tiene cuidarse la boca, porque no sólo es importante lavarse los dientes,  sino que si se caen, se pueden romper un diente entero, hasta con raíz, o puede que solo se haya roto un trocito, en cualquier caso, se debe buscar ese trocito de diente y llevarlo en seguida al dentista. A ser posible, según los expertos, es mejor meterlo en un poco de suero fisiológico o sino en un poco de leche. El diente que se ha caído o el trocito roto no se debe tocar, solo meterlo en suero fisiológico o leche y llevarlo en seguida al dentista.

Sin embargo, hay que recordar que si el bebé o el niño se cae y se da un golpe en los dientes, aunque no salga sangre o no se haya roto nada, no está de más que lo vea el dentista y determine a través de una radiografía si el diente ha podido sufrir algún tipo de daño. ¿Se ha caído alguna vez tu hijo y se ha roto algún diente? ¿Cómo habéis actuado en ese momento?

Foto | plural en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...