La influencia de los espacios verdes en el desarrollo cognitivo de los niños

Una nueva investigación demuestra que las zonas y espacios verdes próximas a las escuelas, reducen la influencia de la contaminación ambiental y sus efectos negativos, y mejora el desarrollo cognitivo de los niños.

Desarrollo cognitivo

Una investigación llevada a cabo por expertos del CREAL (Centro de Investigación de Epidemiología Ambiental e investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), ha determinado los beneficios de la influencia de los espacios verdes en el desarrollo cognitivo de los niños. Los expertos han constatado beneficios como la mejora en la memoria de trabajo o una reducción en la falta de atención. Esto nos hace pensar en la educación al aire libre o Forest Schools de la que hablábamos hace un par de meses, tipo de educación a la que se le atribuyen numerosos beneficios, como el desarrollo de las habilidades personales y sociales, la mejora de la independencia y la autoestima, etc.

Según el equipo de investigación que ha trabajado con un grupo de 2.600 alumnos de primaria con edades comprendidas entre los 7 y 10 años, la exposición al verdor dentro y fuera de las escuelas resulta beneficioso, desempeñando el contacto con la naturaleza un papel muy importante en el desarrollo cerebral de los niños. Los investigadores realizaron un seguimiento de los niños supervisando los cambios cognitivos cada tres meses desde enero del año 2012 hasta marzo de 2013.

Los investigadores constataron una mejora en las capacidades mentales antes citadas en todos los niños, independientemente de la educación y economía de los padres, la etnia, etc., en cierto modo se certifican los beneficios atribuidos a las Forest schools. Los expertos explican que han comprobado que la contaminación del aire relacionada con el tráfico, representaba entre el 20 y 65% de las asociaciones estimadas entre el verdor de la escuela y el desarrollo cognitivo.

En este caso recordamos este estudio desarrollado también por el CREAL, en el que se constataba un efecto contrario ante la exposición de fuentes contaminantes como el tráfico rodado, los niños tenían un menor desarrollo cognitivo y un peor desarrollo de la memoria de trabajo, factores que influyen en el éxito del aprendizaje. Estos resultados muestran que para mejorar el aprendizaje de los niños en las escuelas, éstas deberían estar alejadas de fuentes contaminantes, algo bastante complicado de llevar a cabo.

Según los expertos, una parte de la influencia que se ha observado de los espacios verdes en el desarrollo cognitivo de los niños, podría estar mediada por la capacidad de los espacios verdes en la reducción de la contaminación del aire, es decir, quizá las escuelas deberían contar de forma obligada con espacios verdes, recordemos que algunas escuelas de las grandes ciudades destacan por no tener estos espacios, predomina sobre todo el cemento. El espacio verde reduciría la influencia de la contaminación ambiental en los niños y por tanto se reducirían los efectos negativos para el desarrollo cognitivo.

Hay que decir que este estudio es complementario al estudio desarrollado por el CREAL citado anteriormente. Para los expertos no hay lugar a dudas, las zonas verdes reducen la densidad de vehículos y disminuye la contaminación ambiental alrededor de las escuelas, lo que se traduce en un mejor aprendizaje. Quizá estos datos se tengan en cuenta por los ayuntamientos a la hora de designar el emplazamiento para la construcción de una nueva escuela. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de la página web del CSIC.

Foto | Bruce McKay

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...