Guarderías en los centros de trabajo

Poner guarderías en el trabajo resolvería algunos problemas laborales como las bajas o el absentismo laboral por cuidar a los niños, pero no soluciona la conciliación laboral ni la igualdad. Aún así, a falta de conciliación, al menos los trabajadores estarían más a gusto teniendo a sus hijos cerca de ellos en una guardería en el mismo centro de trabajo.

Tener hijos es una bendición. Por mucho trabajo que nos den, por mucho esfuerzo que haya que poner o paciencia que regalar, son nuestros hijos y los queremos con locura. Eso significa que, evidentemente, cuando nacen debemos cuidarles y protegerles. Ese cuidado conlleva la alimentación, educación y demás requisitos que se necesitan para cuidar de ellos.

Niños en la guardería.

En nuestro país, donde la baja de maternidad sólo cubre como mucho los primeros cuatros meses de vida del bebé, las madres, sobre todo las que dan el pecho, se encuentran ante el problema de tener que alimentar a su hijo e ir a trabajar o bien dejar de trabajar.  Hoy en día con la crisis que tenemos encima, cualquiera deja un trabajo, por lo tanto, ¿qué debemos hacer si tenemos que criar a nuestros hijos?

Tenemos varias soluciones: la primera trabajar y dejar a nuestro hijo en una guardería, o con un familiar (si se tiene cerca y es posible) o con una niñera, que si nuestro sueldo es alto bien vale la pena, pero si cobras poco dinero se te va una gran parte en esos cuidados mientras que si dejas de trabajar lo podrías cuidar tu misma, de ahí que muchas madres se decanten por esta opción. La segunda es directamente dejar de trabajar para dedicarle los primeros años de su vida, pero esto no es fácil, ya que a veces es muy necesario que entre dinero en la economía familiar y va en contra de la conciliación laboral y de la igualdad.

Quedaría la tercera opción: las guarderías en el trabajo. Si tuviéramos la suerte de trabajar en determinados supermercados Mercadona de Madrid, o en el Congreso de Diputados, o en los ministerios de Fomento y  Vivienda, entre otros, lo tendríamos mucho más fácil, ya que todos ellos disponen de guardería en el mismo centro de trabajo, por lo que las carreras matutinas se ahorran, se beneficia la lactancia materna y el apego y se tiene contento al personal. De paso, para la empresa supone una reducción del absentismo laboral, de bajas o de ausencias y una serie de beneficios fiscales.

Aún sabiendo los beneficios que se pueden obtener, son pocas la empresas que tienen un centro infantil en sus instalaciones. Bien por espacio, por permisos o por presupuesto, pero la cuestión es que son muy pocas las empresas que dan este servicio al trabajador, cuando realmente el rendimiento subiría gracias a que un trabajador contento rinde mucho más en su puesto de trabajo. ¿Crees que si pusieran una guardería en la empresa donde trabajas se beneficiaría el contacto con tus hijos? ¿No sería más práctico poner realmente medidas que propicien la conciliación laboral? ¿Crees que las mamás que dejan de trabajar para cuidar de sus hijos dejarían pasar esta opción (si la hubiera en su empresa) y evitarían dejar el trabajo? ¿Qué opinas?

Foto por claudiolobos en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...