En la mayoría de los colegios catalanes sirven menús para alumnos con alergias alimentarias

Según una investigación de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, la mayoría de los colegios catalanes sirven menús específicos contra la intolerancia o la alergia alimentaria.

Menús especiales contra intolerancias y alergias alimentarias

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, las alergias e intolerancias alimentarias infantiles aumentan año tras año, en el caso de España en sólo una década se han duplicado los casos. Pero es una tendencia que se da en toda Europa, actualmente se estima que hasta un 5% de la población infantil europea sufre algún tipo de alergia alimentaria. Además, según investigaciones recientes, hasta el 20% de las reacciones anafilácticas se producen en los colegios, al respecto os recomendamos retomar la lectura del post del estudio sobre la necesidad de que los padres, pediatras y educadores tengan más formación sobre la anafilaxia.

Quizá sea más necesaria formación sobre las reacciones alérgicas, sin embargo, según una nueva investigación de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), en el caso de los colegios catalanes, hasta el 89% de los centros sirve menús especiales para aquellos alumnos que sufren algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria. Se podría decir que en esta cuestión se aprueba, aunque no en los conocimientos para prevenir o actuar en el caso de una reacción alérgica, al menos así se concluye en el mencionado estudio sobre formación en anafilaxia.

En la investigación de la ASPB se ratifican los datos de la falta de formación, a pesar de que la mayoría de los colegios catalanes sirven menús para alumnos con alergias alimentarias, tan sólo un 36% de los centros cuenta con un plan de control, y un 40% con un protocolo de actuación ante la reacción inmunitaria sufrida por un niño al tomar un alimento prohibido. La investigación tenía como objetivo analizar la demanda de este tipo de dietas especiales contra intolerancias y alergias alimentarias en los escolares de 0 a 18 años de edad, para ello se contactó con 129 centros en el curso escolar 2011-2012.

De un total de 49.939 alumnos, un 4’1% manifestó que sufría algún tipo de alergia o intolerancia, de ellos sólo el 50% presentaron el certificado médico que acreditaba el problema. En lo que refiere a los colegios, se constató que en Barcelona se sirven 1.507 dietas especiales para estos alumnos, lo que representa un 5% del total de menús que se ofrecen en los centros. Las dietas especiales se reparten del siguiente modo: 17’3% para intolerantes a la lactosa, 17% para intolerantes al gluten, 14% por alergia al huevo, 12% por alergia a la leche y derivados, 8’8% por alergia a los frutos secos, 7’5% por alergia a las leguminosas, 7’5% por alergia al pescado, 6’7% por alergia a los crustáceos, 4’1% por alergia a los cacahuetes y 1’8% por alergia a los sulfitos.

Como dato significativo, merece la pena saber que se solicitaban más dietas especiales contra alergias e intolerancias para los niños con edades comprendidas entre los 0 y 3 años, acaparando el 25% de los menús ofrecidos en los colegios. Este dato puede ser un indicador claro de la prevalencia de la alergia alimentaria y de como cada año se incrementa el número de casos.

En la investigación se constata que los colegios que cuentan con una gestión de cocina contratada (catering) tienen un índice más elevado de medidas preventivas, según leemos aquí, la explicación de los expertos es que probablemente estas empresas cuenten en su plantilla con técnicos especializados. Otro dato que se desprende del estudio, cuanto más grande es el comedor, mayor es la implementación de medidas (menús especiales) para atender las intolerancias alimentarias.

Una de las conclusiones finales del estudio coincide con la opinión de la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica, la implementación de los planes de control y prevención en las escuelas es reducido, siendo necesario llevar a cabo estrategias de concienciación y programas de control oficial orientados a los gestores de los comedores escolares. A esto hay que sumar la preparación del profesorado para saber cómo reaccionar ante una reacción anafiláctica.

Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista médica Gaceta Sanitaria.

Foto | USDAgov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...