El Bisfenol A se relaciona con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad en los niños

Una investigación estadounidense muestra que existe una posible relación entre el bisfenol A y el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad en los niños. Según los resultados de este trabajo, los niños diagnosticados con este trastorno tienen mucho más elevados los valores de BPA en orina.

TDAH

Según una investigación desarrollada por expertos del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati (Estados Unidos), los niños que tienen en su organismo un nivel elevado de Bisfenol A, compuesto utilizado para fabricar plástico policarbonado que está presente en muchos envases de bebidas y alimentos, tienen más riesgo de sufrir Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad que los niños que tienen un nivel más reducido.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron a 460 niños de entre 8 y 15 años, tras realizar los análisis de orina, se encontró que un 11% de ellos tenían un elevado nivel de Bisfenol A (BPA), precisamente estaban diagnosticados con TDAH. En cambio, el 2’9% de los niños que tenían los valores más bajos de este compuesto en el organismo no sufrían TDAH.

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es una enfermedad caracterizada por ser un síndrome conductual, una alteración del comportamiento en relación a los estímulos externos. Su prevalencia es mayor en los niños que en las niñas, y hasta la fecha no existe ninguna relación entre padecer este problema con la zona geográfica, el nivel socioeconómico, etc., sin embargo, sí se ha asociado a determinados agentes químicos como es el caso del bisfenol A, a marcadores genéticos, factores ambientales como la disminución del aporte de oxígeno, el bajo peso al nacer, al consumo de alcohol o al hábito de fumar en las embarazadas…

Los síntomas descriptivos son un grado de distracción que puede variar de moderado a severo, inquietud, conductas impulsivas o inestabilidad emocional, entre otros, estos comportamientos se inician en la infancia y se mantienen hasta la edad adulta. El descubrimiento realizado por los expertos del Hospital Infantil de Cincinnati se suma a la creciente evidencia de que la exposición al BPA puede estar relacionada con el desarrollo cerebral y la alteración de sus funciones, lo que conduciría a sufrir TDAH.

Actualmente uno de cada diez niños estadounidenses ha sido diagnosticado con este trastorno, de estos, uno de cada seis tiene una discapacidad del desarrollo. Debido a la alta prevalencia de los trastornos de conducta y aprendizaje, los expertos consideran que sería interesante realizar nuevas investigaciones para determinar si una menor exposición al bisfenol A podría prevenir el desarrollo del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Miles de alimentos y bebidas procesadas están envasados con materiales que contienen bisfenol A, a fin de reducir el riesgo de exposición al máximo, se recomienda una alimentación fresca y evitar los alimentos procesados, congelados o en conserva. Además, comprar alimentos que se hayan envasado en tarros de vidrio, no calentar los alimentos en sus latas, adquirir alimentos que certifiquen la ausencia de la sustancia química, etc.

Es difícil comprender por qué la industria alimentaria no ha buscado una alternativa al BPA y mantiene su interés en seguir utilizando este plastificante, son muchos los estudios que apuntan otros problemas de salud causados por este material, pero de momento las agencias reguladoras no han prohibido su uso en la alimentación. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Environmental Research.

Foto | U.S. Department of Agriculture

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...