Déficit de atención, ¿se previene con el gateo del bebé?

Al parecer el gateo es una parte importante del desarrollo cognitivo y sensorial de los bebés, pero no es el único aspecto determinante para valorar si el déficit de atención viene por la falta de gateo o no. Habría que valorar otros aspectos del niño como si es adoptado, la falta de estímulos sensoriales en su primera infancia, problemas en el parto, etc.

Desde hace diecisiete años que el Instituto Fay investiga y trata a niños y adultos que sufren de problemas de déficit de atención o lo que también se conoce como «trastornos cognitivos», es decir trastornos relacionados con la percepción, el aprendizaje, la memoria, etc. Uno de los principales motivos, según el director de este centro, Carlos Gardeta, es por la falta de gateo en la primera infancia, es decir, el gateo en los niños es importante porque: «Este ayuda a establecer distancia entre el suelo y los ojos, y a desarrollar la coordinación y el sentido de la lateralidad«.

El gateo es importante para el desarrollo sensorial y cognitivo del bebé.

La cuestión es que el gateo es importante para ese desarrollo cognitivo, pero también para el desarrollo sensorial de los bebés.  Pero para todos aquellos padres que se preocupan de no ver gatear a sus niños, porque no todos lo niños acaban gateando, el hecho de no gatear no es el único posible causante o factor sobre el déficit de atención. Según un caso que explican en «ABC», de un niño llamado Nicolás de tan solo ocho años y que acude a este centro, tenia problemas por sacar malas notas, gritaba y lloraba y tenia crisis nerviosas, pero en su caso, tenia otro factor que podría haber sido determinante de este problema, era adoptado.

Al parecer, si un niño no gatea, pero tiene otro tipo de estimulos como las caricias, los besos o los mimos de una madre, esto puede compensar el acto de no gatear y por lo tanto no tendría porque desarrollar un déficit de atención por el hecho de no haber gateado. Posiblemente el niño tiene ese aporte sensorial necesario para su desarrollo, pero ¿que pasa si el niño es adoptado? Posiblemente el niño tenga una falta importante de esas sensaciones sensoriales y si ademas no gatea la falta de estímulo es importante.

Pero no solo el hecho de no gatear o ser adoptado puede provocar déficit de atención. Según Carlos Gardeta, los niños que les llegan al centro con problemas de déficit de atención y que vienen con sus padres biológicos, pueden tener el origen de este problema por las secuelas de un parto difícil, demasiado prolongado, falta de oxigenación durante el parto, etc. Todas estas cuestiones provocan en el pequeño daños en su sistema de equilibrio y el control del espacio, es decir en su sistema vestibular.

Por lo tanto, una posible deducción a la afirmación de si el gateo previene o no el déficit de atención, es que el gateo aporta al bebé beneficios para su desarrollo cognitivo, sensorial, de lateralidad y de coordinación y por lo tanto en un bebé completamente sano y que no tenga añadidos otro tipo de problemas, el gateo puede suponer una gran beneficio. Pero en el caso de que el bebé no gatee, habría que valorar y estudiar que otros obstáculos o problemas se ha encontrado ese bebé que puedan afectar al desarrollo de su sistema vestibular y de qué manera se le puede ayudar a establecer adecuadamente esas conexiones cerebrales que le ayudarán a no tener este problema de déficit de atención, que es lo que al parecer, tratan es este tipo de centros.

Fuente | abc.es

Foto | alefot en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...