¿Cuáles son los síntomas de la depresión en niños?

Los niños tienden a estar aislados

Por lo general, los adultos tendemos a pensar que la infancia es la etapa más feliz de la vida, en la que todo es felicidad y alegría. Sin embargo, en muchos casos la realidad es muy distinta. Según datos actuales, el 2% de los niños y hasta el 8% de los adolescentes sufren depresión. Ahora bien, los síntomas de la depresión en niños son diferentes a los de la depresión en adultos, y esto hace que algunos padres no sean capaces de identificarlos como tal. Los expertos señalan que los niños y adolescentes suelen presentar alteraciones de la conducta y cambios en su comportamiento, mostrándose irritados.

Causas de la depresión infantil

Al igual que ocurre en los adultos, son muchas las causas que pueden dar lugar a la depresión en niños: acoso escolar, separación conflictiva de sus padres, entorno familiar desestructurado, elevada autoexigencia, baja autoestima…

Depresión en niños: síntomas

Aunque a veces la depresión en niños no es tan notoria como en adultos, debemos estar muy atentos ante cualquier señal de alerta en nuestros hijos. Los más pequeños se muestran tristes e irritables. Además, es muy común que tengan pensamientos negativos e ideas de culpa e inutilidad.

En la gran mayoría de casos los niños se muestran mucho menos comunicativos y tienden a estar aislados. A todo ello hay que sumar que pierden la capacidad de disfrutar de cosas que antes les apasionaban, como por ejemplo ver la televisión o jugar con su juguete favorito.

Tanto el sueño como la alimentación se ven alterados en mayor o menor medida. Puede ser en exceso o en defecto. Es decir, comer y dormir más de la cuenta, o menos. Y, por último, sobre todo en niños pequeños, es habitual que somaticen el malestar que sienten con dolor abdominal o de cabeza.

¿Hay algo que esté en nuestra mano para prevenir la depresión infantil en nuestros hijos? Sí, aunque no hay ninguna medida 100% infalible. Lo más importante es que procuremos en todo momento el bienestar físico, mental y emocional de los niños: buena alimentación, actividad física, correcta higiene del sueño… En el ámbito de las emociones, debemos procurar que nuestros hijos mantengan relaciones sanas con amigos y familiares. Además, podemos disfrutar con ellos practicando diferentes actividades de ocio, como escuchar música, visitar un museo o pintar.

En cualquier caso, lo más importante es observar los síntomas que presentan nuestro hijo y, si permanecen en el tiempo, consultar con un especialista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...