Consejos para elegir el mejor colegio

Mucho se ha escrito sobre cuáles deben ser las claves para elegir un buen colegio para nuestros hijos. Es importante que cuando tengamos que tomar esta decisión seamos capaces de estudiar a fondo cada una de las razones por las cuales nos vamos a decantar por un tipo de colegio o por otro. Lo que vamos a decidir es cómo va a ser la educación de nuestros hijos y dónde van a pasar gran parte de su infancia.

Para tomar esta decisión, primero debemos decidir si vamos a optar por un colegio público o uno privado. Si nuestra situación económica nos lo permite, esta decisión puede parecer fácil a simple vista (escoger un colegio privado) pero no lo es. No sólo es una cuestión de dinero, sino también del tipo de colegio: si está cerca o lejos de casa, si vamos a estar de acuerdo en la ideología del centro, el programa educativo, la educación que va a recibir, las actividades extraescolares que va a realizar y un largo etc.

En la escuela los niños pasarán la mayor parte de su infancia.

La oferta de colegios públicos es muy buena y el nivel educativo va a ser similar al de los centros privados, también aprenderán idiomas y podrán hacer deporte y, dependiendo del centro, tendrán diversas actividades extraescolares. Elegir el colegio público más cercano a nuestra residencia tiene las ventajas nada despreciables del transporte y la gratuidad de la educación. No obstante, tienen un punto en contra y es que la asignación a un centro u otro está sujeta a una puntuación y, en ocasiones, a un sorteo: puede resultar que aunque tengamos un colegio al lado de casa no consigamos una plaza en él.

Si nuestra economía nos lo permite y queremos elegir uno privado, deberemos tener en cuenta qué queremos para nuestros pequeños. Si escogemos esta opción debemos decidir si lo llevaremos a uno colegio privado o concertado, a uno bilingüe, etc. Hay que recordar que los colegios privados concertados también están sujetos a las plazas por puntos, por lo que no tenemos asegurada la entrada de nuestros hijos.

Donde seguro que conseguimos plaza es en los centros privados, eso sí, pagando. Tenemos que tener en cuenta cuánto nos va a costar y si vamos a ser capaces de pagar la cuota durante toda la etapa de educación infantil y primaria, como mínimo, ya que si no pagamos podemos tener problemas para que los pequeños acaben los cursos con normalidad. Un cambio de centro en mitad de la escolarización del niño puede suponer un gran trastorno para él.

¿Colegio público, privado o concertado?

Así pues, una vez hayamos decidido si público o privado, debemos empezar a estudiar los colegios que tenemos en nuestro vecindario, cuánto estamos dispuestos a alejarnos para llevarles a un colegio u otro o cuánto dinero nos va a costar su educación. Consultar las páginas de los ayuntamientos nos dará una idea de los colegios de la zona aunque también existen revistas, guías de colegios, páginas web, foros y, como toda la vida, el boca a boca del vecindario. En cualquier caso, lo que acabará por decidirnos es la entrevista en el colegio: qué nos transmiten los profesores, el personal de servicios, la dirección del centro, las aulas, las instalaciones, etc. En estas entrevistas es importante que nos expliquen cómo van a educar a nuestros pequeños y cómo van a aprender ellos en ese entorno.

Finalmente, y en la medida de lo posible, deberíamos averiguar cómo son los profesores. Estos deben ser capaces de enseñar valores, materias y educar a nuestros pequeños. Pero a la vez tienen que saber interactuar con los padres, ya que estos son una parte importantísima de la educación… por lo que ambos deben actuar al unísono para que la base de su educación sea lo más sólida posible.

Foto clase por alamosbasement en Flickr

Foto niños por woodleywonderworks en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...