Cómo influye la autoestima y la motivación en el rendimiento escolar

La autoestima y la motivación son claves para conseguir un buen rendimiento escolar. Los padres pueden ayudarlos motivándolos y subiéndoles la autoestima, os damos algunos consejos para conseguirlo.

Cómo influye la autoestima y la motivación en el rendimiento escolar

Según muchos expertos la motivación es una de las claves para triunfar en la escuela. Esto es porque lo importante no es que los niños que triunfan en la escuela y sacan mejores notas se crean que son los mejores, sino que un niño motivado es capaz de dar lo mejor de sí. Digamos que es la llave que puede conseguir que un niño que no muestra interés, que no se esfuerza y que no le da la importancia al trabajo que se hace en la escuela, consiga entender la importancia de seguir el ritmo de la clase y de trabajar de forma autónoma en el colegio. Un niño motivado podrá trabajar sin que nadie esté recordándole que ha de hacerlo, tendrá una actitud positiva, elegirá tareas más complicadas y se esforzará en conseguir resolver los problemas y las tareas escolares.

Sin embargo, un niño que no está motivado será incapaz de seguir el ritmo de la clase, no terminará sus tareas, necesitará de una persona para que le recuerde constantemente qué ha de hacer, se rendirá fácilmente y no se esforzará. Como vemos, la motivación es un motor interno, una pequeña chispa que puede hacer cambiar completamente el ánimo con el que van los niños a clase y el provecho que sacan de la escuela. Pero para que haya motivación, los niños necesitan tener fuerza de voluntad y esa tarea corresponde a los padres, es decir, los padres deben ayudar a sus hijos involucrándose, animando y motivandolos para que el niño aprenda a sacar lo mejor de sí mismo. Algunos consejos que personalmente me han servido de mucho, han sido, por ejemplo, hablar con el niño.

La comunicación con los hijos

La comunicación con los hijos es esencial para motivarlos, ya que una de las maneras en las que se puede motivar es hablando de las expectativas que considera que puede tener su hijo. Si las expectativas son bajas, el rendimiento del niño también lo será, lo mejor es hablar de unas expectativas de acuerdo al niño, a su madurez y a su evolución en la escuela. Por otro lado, además de las expectativas, se deben fijar unas metas que puedan ser medidas, es decir, no se deben fijar metas que luego no se pueda saber si realmente el niño las ha realizado o no. Una forma es fijando una meta que se pueda alcanzar, como sacar más nota de un área determinada. Otra manera de motivar a los niños es hacerles comprender la importancia de la escuela y la importancia de hacer los trabajos de la escuela.

La escuela es importante

Para conseguir que el niño entienda la importancia de la escuela es importante precisamente establecer una relación con la maestra o maestro, seguir una forma de trabajar en equipo con el docente, hablar positivamente al niño tanto de la escuela como de su maestra, estar al tanto de los deberes, trabajos y actividades de la escuela, etc. Es decir, el niño debe comprender que la escuela es importante.

La importancia de los logros

Otra de las maneras en que podemos conseguir motivar a los niños es alentándolos y dándoles a entender que nos hemos dado cuenta del esfuerzo que han hecho para conseguir un logro, un ejemplo es: ‘me he dado cuenta de que te has esforzado mucho para conseguir terminar el trabajo a tiempo, felicidades.‘. Los elogios también pueden funcionar para motivar a los niños, algunos que se pueden emplear son: ‘ha sido estupendo‘, ‘ es fantástico lo que has conseguido‘, ‘ha sido un resultado magnífico‘, etc.

La fortaleza interior

Otra de las maneras en que se puede conseguir motivar a un niño es haciéndolo fuerte. Los padres deben hablar con su hijo y darle a entender que puede hacer muchas cosas por sí mismo, es mucho mejor que el niño crezca con fuerza de voluntad y con mucha fortaleza interna para que sea capaz de solucionar problemas a medida que vaya creciendo. Esto es algo que se aprende también desde niño. Otra de las formas en que se puede motivar a los niños es generando en ellos esa fuerza de voluntad que supone un motor interno que genera energía suficiente para afrontar los retos del día a día.

Para ayudarles a generar esa fuerza de voluntad es necesario hacerles comprender la importancia que tiene su propio esfuerzo para ellos mismos. Una buena manera de que entiendan qué es la fuerza de voluntad en el día a día es proponerles tareas que les supongan soportar  durante un tiempo un esfuerzo, un sentimiento, una molestia o aguantar el impulso de algo. Por ejemplo: hacer los deberes antes de jugar, terminar los deberes antes de tiempo, saber controlar o aguantar el cansancio y en general terminar las tareas que se les encomiendan en el tiempo marcado y, si puede ser, incluso antes, con paciencia y resolviendo sus tareas con esmero.

Los premios para motivar

Por último, hay padres que motivan a sus hijos con premios físicos, es decir, regalitos. En este caso, siempre encontraremos a expertos que estén a favor y expertos en contra. En mi opinión, pienso que hay que encontrar un punto medio, es decir, se puede dar premios de vez en cuando según las metas conseguidas y se puede dar otro tipo de premios cuando el niño ha hecho lo que tenía que hacer, como por ejemplo poder jugar a su juego preferido más rato, un fuerte abrazo, muchos besos y cariñitos extras, dedicarle un tiempo extra ya sea contándole un cuento o jugando con él, etc.

Conclusión

La conclusión es que para que un niño tenga fuerza de voluntad necesita estar motivado y tener muy alta su autoestima. Si esto es así, el niño rendirá mejor en el colegio y será capaz de superar los obstáculos del día a día. Hay una frase que leí hace un tiempo en una revista universitaria que resumiría, a mi parecer, la importancia de la autoestima en el rendimiento escolar: ‘El rendimiento del estudiante no depende tanto de la capacidad real como de la capacidad creída o percibida‘. Por tanto, en mi opinión los niños necesitan estar motivados y necesitan tener una autoestima alta para tener un buen rendimiento escolar. ¿Qué otros consejos añadiríais?

Imagen | Lupuca

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...