Cómo inculcar la higiene bucal a nuestros hijos

Para no tener caries y conseguir que nuestros hijos tengan una boca lo más sana posible es necesario inculcarles desde pequeños sanas costumbres. Una manera de hacerlo es con la imitación. Si ellos nos ven limpiarnos los dientes ellos también querrán hacerlo. Al principio con agua y más tarde, a partir de unos tres años más o menos, con pasta de dientes. Aún así, es importante llevar a nuestro hijo al dentista con regularidad, sobre todo si intuimos que puede tener algún problema.

Una bonita sonrisa es sinónimo de una boca sana.

El primer paso que debemos hacer si queremos que se lave los dientes es que él tenga su propio cepillo, que si es de formas o animalitos y de su color favorito le llamará más la atención y le gustará usarlo. Limpiarse los dientes puede ser una tarea divertida, solo hace falta que le enseñemos lo que tiene que hacer y demostrarle que lo hace bien. Si nos ponemos a su lado y nos los cepillamos con él, se sentirá mayor.

Además, podemos inventarnos un cuento relacionado con la importancia de unos dientes sanos o podemos cantar una canción para irnos a lavar los dientes. Otro truco que funciona muy bien y es práctico es contarnos los dientes. Todas estas estratagemas nos servirán para que finalmente no haga falta tanta ceremonia sino que ellos mismos adoptarán la costumbre y no necesitarán de nosotros para realizar su limpieza bucodental.

Mientras nos cepillamos los dientes debemos explicarles cómo poner el cepillo y hasta dónde debe llegar, cómo deben abrir la boca y sobre todo, si han usado pasta deben escupirla bien y aclararse la boca con agua. Incluso debemos enseñarles a limpiarse la lengua frotándola suavemente con el cepillo y a masajear las encías para una limpieza más profunda.

Pero si queremos que lo aprendan de verdad debemos explicarles por qué es tan importante limpiarse los dientes, cuáles son las consecuencias si no se hace y qué se puede hacer para evitar los problemas dentales. Por ejemplo, en la alimentación, no comer dulces y chocolates o lavarse los dientes siempre después de ingerirlos hará que se eviten muchos disgustos en el futuro.

Del tema de la pasta dentrífica, hay que tener en cuenta que debe ser siempre infantil, ya que si les damos productos para adultos les picará demasiado y pueden tomarle manía. Por otro lado están las pastas fluoradas. El flúor previene la caries, pero puede producir manchas en el esmalte de los dientes (fluorosis), por lo que hay que tener en cuenta la dosis que le damos. Probablemente el dentista nos aconseje cuál es la mejor pasta para nuestro hijo, pero si aún no lo has llevado, debes tener en cuenta esto para prevenir problemas.

Foto por Dave Q en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...