Combatir la dislexia con videojuegos de acción

Un grupo de investigadores trabaja analizando los componentes de los videojuegos de acción, para introducirlos en un nuevo programa que permita combatir la dislexia. Hasta la fecha, se sabía que este tipo de juegos mejoran la capacidad de atención visual y los procesos de aprendizaje, reduciendo los efectos de la dislexia, pero no se conocían qué componentes favorecían esta relación, algo en lo que trabajan actualmente los expertos.

Dislexia

Un estudio desarrollado conjuntamente por expertos del Basque Center on Cognition, Brain and Language (España) y el Laboratorio de Psicología de la Universidad de Grenoble Alpes (Francia), concluye que es posible combatir la dislexia con videojuegos de acción gracias a que este tipo de juegos mejora la capacidad de atención visual y los procesos de aprendizaje. Lo cierto es que ya hace tiempo que se descubrió esta relación, pero no se conocían los beneficios concretos que aportaban estos videojuegos y qué tipos eran más eficaces para combatir la dislexia.

Como sabemos, la dislexia es una discrepancia entre el rendimiento intelectual de un niño y su potencial de aprendizaje sin que existan problemas que alteren esta relación, ser disléxico no es un impedimento para tener una gran capacidad intelectual, personas como Albert Einstein o Leonardo da Vinci eran disléxicos. Este trastorno impide que los niños lean correctamente, ya que produce una alteración de la capacidad lectora caracterizada por cambios en el orden de las palabras o las sílabas.

El caso es que parece que se pueden mejorar los síntomas de la dislexia con ayuda de los videojuegos de acción, la razón es que estos juegos provocan el aumento de la capacidad de atención visual y lectora ante las situaciones difíciles que se les presentan, lo que los convierte en herramientas que pueden combatir la dislexia. Los expertos marcaron como objetivo la identificación de esas situaciones que aparecen en los juegos y que son causantes de estimular la capacidad de atención visual y lectora, de este modo se podrían crear nuevos programas más efectivos para luchar contra este trastorno.

En el estudio se trabajó con un grupo de 36 personas que no sufrían este trastorno, de ellos, 19 jugaban con frecuencia a videojuegos de acción. El primer paso fue someter a todo el grupo a una prueba para evaluar la capacidad de atención que tenían, con pruebas simples como mostrar seis consonantes durante 200 milisegundos para comprobar cuántas letras eran capaces de procesar. Posteriormente se mostraban de nuevo las letras con algunas ausencias sustituidas por puntos, para determinar si los participantes eran capaces de recordar que letras estaban en esos espacios vacíos.

Otras pruebas se centraron en la lectura, durante 60 milisegundos se mostraban palabras que se podían leer pero que estaban carentes de significado (pseudopalabras), en este caso los participantes debían identificarlas. Según los resultados obtenidos, los que jugaban a videojuegos de acción resolvieron mejor las pruebas, se constató que quienes tenían una mejor atención visual mostraban una mejor capacidad lectora. Este es un punto de partida para el desarrollo de videojuegos concretos que ayuden contra la dislexia, ya que no todos estos juegos proporcionan los beneficios descritos, pues carecen de elementos sorpresa y los jugadores pueden anticiparse a las situaciones.

Los que interesan son aquellos videojuegos de acción que son impredecibles y obligan mantenerse atentos para poder reaccionar con rapidez, en este caso los expertos siguen investigando qué componentes exactos son los que provocan estas reacciones. Los videojuegos de acción incluyen situaciones violentas que resultan poco pedagógicas, de ahí que sea necesario determinar qué componentes y elementos contribuyen a la optimización visual, a fin de poder crear un juego que ofrezca esos beneficios pero eliminando esas situaciones violentas.

Según explican aquí, los expertos comentan que las aplicaciones y programas desarrollados para combatir la dislexia tienen un fuerte componente educativo, lo que provoca la pérdida de atención por parte de los niños al ser considerados aburridos. Con un videojuego como el que se pretende desarrollar, posiblemente se lograría captar la atención de los niños, siendo más eficaz para combatir la dislexia.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...