¿Caja de cuentos? Descubre títulos que invitan a contar y a jugar

Las narraciones y relatos son excelentes recursos de aprendizaje, pero si se complementan juegos pueden brindar mejores resultados. Arma cajas de cuentos para tus hijos y verás cómo las disfrutan mientras desarrollan habilidades.

Cómo armar una caja de cuentos

Una tendencia actual es reunir en un paquete o caja, diversos títulos que invitan a contar y a jugar. Textos imprescindibles para fomentar en los más pequeños el amor por la lectura. Historias que desarrollan su curiosidad y les «invitan» a soñar. Libros que se perfilan como excelentes herramientas de enseñanza y diversión, y se seleccionan según las distintas edades y etapas de crecimiento, para ofrecer experiencias de aprendizaje significativas.

Tú mismo puedes hacer la caja de cuentos perfecta para tus niños, con una recopilación de dos o más textos imperdibles, cuya lectura pueda ir acompañada de actividades divertidas. Considera estos tips y lo conseguirás.

Sácale partido a las cajas de cuentos

La educación y la orientación no están «divorciadas» del juego. Si se les articula, los resultados pueden ser realmente sorprendentes. Una buena manera de hacerlo, es armando interesantes cajas de cuentos. La selección de  los libros no es difícil, pero si así se ve, se puede buscar apoyo en los vídeos tutoriales.

Especialistas ya han hecho el trabajo por los padres y maestros. Aplicando su sapiencia, han organizado cajas de cuentos imprescindibles con vídeos tutoriales incluidos. Cítense Las «cajas de libros mágicos» o los títulos propuestos en sitios web como «El nido de Balandis» o el «club peques lectores», entre otros.

Pero ¿qué tan maravillosas son las cajas de cuentos? Tanto como la familia, los niños, la literatura y la crianza consciente. Lo mejor es que se venden en librerías físicas y virtuales. En varios portales se ofrece la posibilidad de adquirir la caja de cuentos idónea para niños de todas las edades. Inclusive para adultos con sed de buena y divertida literatura, y según el lugar de destino, tardará de 15 a 20 horas en llegar.

Es hora de innovar

Escuchar o leer un cuento puede parecer una tarea “normal”, ingenua o aburrida, pero hay mucho detrás de cada título que integra una caja de cuentos. Para comenzar, todo libro invita a crear, recrear, aprender, imaginar… Además, impone el reto de innovar. Innovar al relatar el cuento, y al desarrollar las actividades lúdicas propuestas para hacer dinámica y divertida la lectura. Se busca fomentar el hábito lector, al tiempo que se juega y educa.

Un cuento infantil ha de ser sencillo, pero encantador e interactivo. El pequeño debe engancharse a la primera vuelta de página. En esto ayudan los tutoriales que detallan dinámicas y formas de envolverlos en la lectura. Entre textos y juegos, los peques suelen desarrollar gran parte de su potencial intelectual, físico y emocional. Comparten, sueñan y se motivan a ir por más conocimientos. Sin nombrar su capacidad de socialización. Las cajas de cuentos imprescindibles comprenden dinámicas diferentes que «alertan» diversos estímulos. Vale la pena probar para conseguir grandes lectores.

Cuentos interactivos

En el mercado pueden encontrarse infinidad de libros infantiles, pero sin duda hay algunos que no deben faltar en casa. Historias imprescindibles, interactivas e interesantes que llamen la atención de los niños… A continuación se enumeran algunas alternativas para incluir en la caja de cuentos. 

  1. El libro que duerme. Autor: Cedric Ramadier. Editorial Lóguez. En El libro que duerme el niño se hará cómplice del ratón rosa que vigila al libro mientras descansa. Se sumerge en un mundo azul y luces a medias que pueden utilizarse para incentivar su curiosidad y perspicacia.
  2. Las jirafas no pueden bailar. Autores: Giles Andeae y Guy Parker Rees. Editorial Bruño. El cuento Las jirafas no pueden bailar invita a la superación personal, el respeto a sí mismo y a otros, sin diferencias. En su lectura puede hacerse mano de material de provecho o reciclable para construir jirafas a la medida de la imaginación. No habrá restricciones, es un cuento con actividades para sorprender.
  3. Monstruo Rosa. Autor: Olga de Dios. Editorial Apila. El relato de historias como Monstruo rosa debería ir acompañado de ñámparas cuentacuentos. Elaboradas de paletas, papel vegetal y utilizando algunos colores, una simple fuente de luz se convierte en una caja mágica de la que salen palabras y motivos para aprehenderlas.
  4. Elmer. Autor: David Mckeed. Editorial Beascoa. Puede ser apreciado por niños de 0 años, pero se hace un cuento imprescindible para mayores de tres. Es considerado un relato infantil para cambiar el mundo, transmite valores para la vida. Funciona acompañar su lectura de actividades creativas como plasmar a Elmer en una ventana utilizando la técnica del collage. O sacando su forma en una botella de detergente y decorándola con papeles de colores. Hacerlo en plastilina u otros materiales para moldear también es una gran idea.
  5. La pequeña oruga glotona. Autor: Eric Carle. Editorial Kokinos. La pequeña oruga glotona invita igualmente a innovar, puede ser elaborada con hueveras, pinturas y papeles de colores. Más no es la única forma de representarla, puede jugarse a hacer collares con forma de oruga empleando materiales recortables o moldeables.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...