Beneficios de que los niños jueguen solos

Jugar a solas es beneficioso para los niños, les proporciona más autonomía, les ayuda a desarrollar la creatividad, la imaginación, la capacidad de concentración, mejora la capacidad de resolución de problemas, etc.

juego

En el mundo infantil hay momentos para que los niños jueguen con amigos, con la familia o solos, cada modalidad de juego ofrece beneficios importantes, por lo que todas las modalidades son interesantes. Hoy queremos hablar de los beneficios de que los niños jueguen solos, adquieren autonomía, son más independientes, desarrollan mucho más la imaginación y la creatividad, cuentan con su propio espacio y en él son capaces de entretenerse y divertirse solos.

Hay que destacar que la edad juega un factor muy importante, muchos niños (especialmente los menores de dos años de edad) no saben jugar si no hay alguien que los acompañe, es algo normal pero es recomendable que poco a poco los pequeños aprendan a jugar solos. Esto es algo lógico ya que ni padres, ni familia, ni amigos pueden estar todo el tiempo junto a ellos para jugar.

Cuando a la hora del juego un adulto siempre está presente e interviniendo, los niños pierden la curiosidad por descubrir y se vuelven más pasivos y dependientes, algo que no les beneficia. Lo cierto es que todos los extremos son malos, un niño no puede estar jugando solo siempre y tampoco puede jugar siempre en compañía. Hablando del juego en solitario, los expertos explican que los niños aprenden poco a poco a jugar y a superar los problemas que les pueda plantear el juego, aprenden a descubrir los usos de cada juguete, los secretos que encierra, cómo funciona y cómo se interactúa, con ello logran obtener nuevas experiencias, se vuelcan con sus emociones y se conocen mejor a sí mismos.

Es bueno dejar a los niños su espacio y su tiempo, llega un momento en el que se sienten cómodos al crear su propio mundo utilizando la imaginación y la creatividad. La capacidad de concentración mejora, aumenta el interés por los juguetes y logran resolver pequeños problemas sin tener que recurrir a la ayuda de los adultos. Como padres, debemos ayudar a los pequeños a que aprendan a jugar solos, para ello es interesante tener en cuenta algunos consejos.

Hay que proporcionarles un espacio adecuado en el que estén seguros y puedan disfrutar con sus juguetes, es recomendable que los juguetes ayuden al desarrollo de los sentidos, que sean seguros y que sean atractivos a sus ojos. A pesar de que los niños jueguen en ese espacio a solas, no quiere decir que haya que despreocuparse de ellos, un adulto siempre debe estar supervisando lo que hacen para que en el caso de que sea necesario, acudir en su ayuda.

Como decíamos, todo debe ser en su justa medida, tras un rato de juego a solas, será beneficiosos para los niños compartir otro rato de juego en compañía. A la hora de jugar con la familia, es recomendable que los padres se diviertan con los mismos juguetes con los que los niños juegan en solitario, ya que es un modo de que los niños disfruten de sus juguetes cuando estén a solas.

Cuando un niño está jugando solo se puede encontrar con algún problema, en ese caso es bueno dejar que intente resolverlo por sí mismo durante un rato prudencial, no es positivo acudir rápidamente a ayudarle, ya que no aprenderá a superar las dificultades. Un niño suele aprender en muchas ocasiones por imitación, un modo de incentivar el juego en solitario es que los padres jueguen solos, por ejemplo apilando bloques, el niño lo verá e imitará esa actitud.

En definitiva, es recomendable poder disfrutar de todas las modalidades de juego, cada una aporta sus beneficios y ayudan al desarrollo de los niños.

Foto | Chris_Parfitt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...