Así puedes ir eliminando azúcar en tus hijos sin que ellos lo noten

La azúcar no tiene ningún beneficio en los más pequeños y por eso debemos ir evitando el exceso en ellos para cuidarlos de la mejor forma posible

Consejos para eliminar la azúcar excesiva en tus hijos

Tener hijos es el sueño de una gran cantidad de personas en el mundo, que consideran que criarlos es una de las metas más importantes de la vida, ya que de cierto modo es un aporte que se hace para el futuro del mundo. Son muchas las áreas que se deben cuidar para que los niños puedan crecer con una buena salud, y una de las más importantes es la alimentación.

Pese a que sea tan importante, suele ser bastante complicada, debido a que son por lo general, los niños disfrutan el comer demasiados alimentos que aunque son deliciosos, no son tan buenos para la salud como se requiere para que los puedan comer con mucha regularidad. Entre los platillos favoritos de la mayoría de los niños se encuentran los dulces, y estos, a su vez son bastante dañinos.

Una de las principales razones por las que los niños no deben comer tanta azúcar, tiene que ver con el hecho de que los dulces pueden cambiar los niveles de azúcar en la sangre, llegando a ser bastante peligroso en muchas ocasiones. Además de esto, la salud dental también se puede ver muy afectada si no se regula el consumo de azúcar en los infantes.

Alimentos para los niños

Es por este motivo que es importante para ti, sobre todo si tienes hijos el informarte de cuáles son las mejores formas de eliminar el azúcar en tus niños, sin que se den cuenta, para que no tengas inconvenientes al momento de servirles la comida que se van a degustar. A continuación te presentamos una serie de consejos que pueden servirte para lograr esta anhelada hazaña.

1) El cereal es una gran opción para el desayuno

Por lo general, los niños no piensan en comer sano, pues lo que más les importa es comer cosas que sean ricas. Por tanto, incluir cereales en el desayuno puede librarte de muchos dolores de cabeza, ya que la mayoría no contienen demasiada azúcar, y cuando los niños los comen sienten que están degustando un rico postre.

Otra de las grandes ventajas de los cereales es que en la actualidad existe una gran variedad de ellos, por lo que se pueden conseguir varios tipos, para complacer los gustos de los hijos, mientras que se eliminan otros alimentos que sean más dañinos del desayuno, tales como tortas, gaseosas, entre otros similares.

2) Las frutas saciantes pueden sustituir los postres muy fácilmente

A todos los niños les gusta comer en otras horas además del desayuno y el almuerzo, o al menos esto representa una regla general en los infantes. Es por este motivo que se recomienda que los padres sustentes las necesidades de sus hijos con alimentos que puedan saciarlos, para que así no estén buscando constantemente los postres en horas de la merienda.

Entre las frutas que son más viables para lograr esta hazaña se encuentran las manzanas y las bananas, ya que éstas son bastante dulces y deliciosas, por lo que cualquier niño puede disfrutarlas, y pueden utilizarse como un cambio de los postres que generalmente consumen los niños durante el día, y que en ocasiones suelen ser bastante dañinos.

3) La realización de dulces caseros también puede ser muy útil

Sin duda alguna, quitar de forma drástica los dulces de la vida de los niños puede ser una experiencia muy aterradora para ellos, lo cual no es muy recomendable porque puede resultar en severos traumas psicológicos que posteriormente sean difíciles de superar o que puedan ser patrones seguidos en el futuro. Para evitar que esto suceda, es bastante recomendable hacer dulces caseros.

Esto permitirá que los padres puedan controlar los niveles de azúcar, reduciéndolos en la medida posible, para que así los infantes puedan disfrutar de un buen platillo pero no se estén haciendo demasiado daño. Las frutas pueden ser una excelente combinación con los pocos grados de azúcar que los niños necesitan para la realización de platillos exquisitos.

4) Un capricho al día puede aliviarte muchas cargas

Pese a que lo ideal es que los niños consuman la menor cantidad de azúcar posible, complacerlos de vez en cuando no es del todo malo. Al contrario, esto puede hacer que los infantes confíen más en ti, por lo que podrán obedecerte sin titubear demasiado cuando les prohíbas ciertos postres, haciéndoles entender que lo haces pensando en su bienestar.

Es recomendable que este tipo de complacencias las hagas cuando los niños ya hayan comido toda su comida equilibrada, para que así no haya complicaciones en su salud. Después de que hayan desayunado y almorzado, un poco antes de cenar, es el momento adecuado para complacerlos en cuanto a su golosina favorita, para que puedan deleitarse durante el día.

Si no haces esto, corres el riesgo de que los niños piensen que las prohibiciones no son hechas con una buena intención, por lo que buscarán la forma de comer postres a escondidas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...