Aprovechar los viajes para inculcar valores a los niños

Los viajes en familia se pueden entender como una inversión en educación hacia los niños, ya que los viajes familiares son un buen momento para enseñar valores como la tolerancia o el respeto.

Inculcar valores con los viajes

En la educación de los niños cualquier momento y cualquier circunstancia nos puede ayudar a los padres a reforzar sus valores en torno al mundo que los rodea. Normalmente los niños van a la escuela y ahí aprenden muchos de esos valores, pero en casa aprenderán otros que serán imprescindibles para entender otras culturas, para respetar otros países y para darles la motivación necesaria para querer conocer y entender otras costumbres. Esto reforzará su tolerancia hacia ellas y les ayudará a crecer, a abrir la mente  y a culturizarse.

Un buen momento para ello son los viajes en familia que se realicen, tanto si son dentro como fuera de su propio país, siempre habrá un buen motivo para valorar el entorno, para que vean otras maneras de vivir y para ser tolerantes con ellas. Esta bien podría ser una buena excusa para dedicar algo del presupuesto familiar a la educación de los niños pasándolo muy bien, es decir, un viaje a otro país donde el pequeño vea y se empape de otras culturas y le ayude a entender que el mundo que los rodea no es solo el que tienen a su alrededor en el día a día, si  no que es muy grande y que en él viven muchas personas con las que hay que compartirlo.

Esta es una buena manera de que entiendan que el planeta donde vivimos hay que respetarlo, que no es solo nuestro, que hay lugares en el mundo donde los niños viven de otras maneras, muchas veces con muchos menos juguetes de lo que nosotros los tenemos acostumbrados, etc. Es decir, con los viajes familiares se puede estimular valores como la tolerancia, la generosidad, la comprensión, el respeto, la confianza, etc. Muchos de estos valores los aprenderá de buen gusto porque en las salidas familiares los pequeños están muy abiertos a aprender junto a sus papás lo que el mundo les depara.

Además, cabe decir que se les estimula a aprender otros idiomas y otras costumbres.Y es que en vacaciones los niños están más relajados y tranquilos y el hecho de compartir una aventura en familia les formará el carácter y siempre recordarán esa aventura y ese viaje que les ayudó a entender otros mundos. Algunos ejemplos de viajes que se pueden hacer con niños y que suponen una aventura especial y muy educativa para los pequeños son Tailandia, La Rivera Maya, Egipto, Grecia o un safari en Sudáfrica. ¿Qué otros lugares opináis que se pueden hacer con niños y que pueden resultar muy educativos?

Fuente | abc.es

Foto | juhansonin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...