La ansiedad infantil

Muchos niños experimentan situaciones que les provocan miedos o fobias. Intentar enfrentarse a ellos puede provocarles angustia que termina en ansiedad. La ansiedad debe tratarse con un especialista que ayude al niño a enfrentarse a sus miedos y a buscar mecanismos para afrontarlos.

La ansiedad infantil

Cuando un niño sufre de ansiedad provocada por algún tipo de secuela o por algún tipo de fobia, se debe tratar al pequeño para evitar que más adelante este tipo de trastorno pueda afectarle en su vida diaria. El tipo de secuelas que puede llegar a tener un niño o una niña que no se le ha tratado adecuadamente un trastorno de ansiedad, dependerá, evidentemente, del origen o de la naturaleza de esa ansiedad. Por ejemplo, un niño que sienta fobia a los bichos como por ejemplo fobia a las arañas, no debe ser tratado igual que uno que tenga fobia al agua, fobia social u otros tipo de fobias.

Y es que cuando un niño se enfrenta a sus miedos o fobias experimentan episodios de gran angustia, tanto ellos como sus padres que ven lo que le está pasando al niño, y este tipo de situaciones desembocan en la ansiedad. Por ello es necesario tratar a los niños para evitar que padezcan los efectos secundarios de una angustia. Es muy común que los niños que padecen angustia no quieran  enfrentarse a sus miedos evitando los lugares que pueden provocarle esos sentimientos que los dejan paralizados. Por ejemplo puede darse que el niño no quiera ir a la escuela, no quiera ir a comprar, no quiera ir a la piscina, no quiera ir al parque, etc.

Además, la angustia puede provocar en los niños episodios de insomnio, bajo rendimiento en la escuela, molestias como dolor de estómago o mareos (sin causa física que lo justifique), baja autoestima, querer estar solo, tener pocos amigos, etc. En los adolescentes se pueden dar problemas con alcohol o drogas. Evidentemente, si el niño o adolescente no reciben tratamiento, toda esta angustia y miedos no tratados les afectará en su comunicación con los demás y en su vida diaria, tanto en la infancia como en la edad adulta.

Este tipo de ansiedad provocada por este tipo de angustia debe ser tratada por un profesional, pero no solo el profesional debe participar en el tratamiento que se le aplique al niño, los padres deben ser conscientes de su papel y saber que su ayuda es muy importante para el éxito del tratamiento. Los tratamientos pueden ser a través de medicamentos o a través de terapias ‘cognitivo-conductuales’ (a través de las cuales se le dan al niño un serie de mecanismos a través del razonamiento o la reflexión para que se enfrente a sus miedos y a sus temores). Este tipo de terapias pueden funcionar mejor con un refuerzo de terapias de relajación.

Fuente | kids.sinews.es

Imagen | Wolfgang Lonien

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...