Cómo tratar la astenia infantil

La astenia infantil es un proceso puntual donde el niño puede parecer más cansado, menos concentrado, con problemas para seguir el ritmo de la clase, con poca vitalidad y con trastornos del sueño.

astenia infantil

Con los cambios estacionarios los niños pueden sentir la astenia infantil. Este tipo de astenia se da, sobretodo, en cambios como en primavera o en otoño y puede afectarles en el rendimiento escolar e incluso haciendo tareas sencillas. Es decir, la astenia puede provocar que en un momento dado los niños tengan una especie de bajón que se recuperará pasados unos días o semanas de haber comenzado la estación del año. La astenia, según algunos expertos, puede darse de dos tipos: funcional u orgánica.

La astenia funcional vendría dada por varios motivos: puede haber una situación de estrés que la provoque, estados de ansiedad e incluso depresión. En el caso de la astenia orgánica puede aparecer por diferentes enfermedades: problemas endocrinos como el hipotiroidismo, enfermedades cardíacas, anemias, infecciones, problemas pulmonares, digestivos, etc. Es decir, que una enfermedad puede causar en momento puntual que el pequeño tenga astenia y si son enfermedades crónicas también.

En estos casos y cuando veamos que el niño en los cambios de estación presenta síntomas de astenia, hay que hablar con el pediatra y valorar si la astenia nos indica que puede tener un problema de salud o si esta astenia viene provocada por un problema crónico del pequeño. Los síntomas de la astenia infantil son cansancio, falta de vitalidad, falta de concentración, trastornos del sueño, problemas de memoria y una falta de vitalidad en el niño. Así pues, os damos algunos consejos para superar o evitar en mayor medida que la astenia infantil impida al niño llevar su vida normal durante esos días:

  • Hábitos saludables: es importante que le niño adopte hábitos que le ayuden a sentirse mejor por dentro. Por lo tanto se debe hacer ejercicio físico cada día, de forma proporcional al niño, claro está. También debe tener una dieta muy sana que le ayude a recuperar fuerzas a través de las verduras, las frutas las proteínas, las grasas saludables, etc. La dieta ideal para la astenia es, sin duda, la dieta mediterránea.
  • Beber agua: es importante que el nivel de hidratación del niño sea bueno. Debe beber agua y líquidos suficientes, evitando, es o sí, las bebidas energéticas o excitantes después de la hora de la comida.
  • Horas de sueño: durante los períodos de astenia el pequeño debe descansar bien y dormir suficientes horas.
  • Jalea Real: este complemento alimenticio puede ser ideal para aportar al niño un extra de vitaminas y minerales que le ayudarán a superar esos momentos de astenia.

En general, el niño debe descansar bien, comer equilibradamente, beber suficiente agua, hacer ejercicio y, si el pediatra lo indica, puede tomar complementos alimenticios que le ayuden a superar esta etapa. ¿Qué otros consejos añadiríais?

Imagen | jess2284

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...