Alimentos durante la lactancia materna

La alimentación de la mujer durante la lactancia materna debe cuidarse tanto como en el embarazo.

Durante la lactancia materna, la mamá debe cuidar su alimentación, ya que lo que ella coma, irá a parar al bebé a través de la leche materna. Todas las que hemos sido mamás, sabemos lo que es pasar por un embarazo y lo que suponen esos cambios corporales derivados de la gestación en nuestra alimentación. Y es que durante el embarazo, la mujer suele tener muy en cuenta lo que le indica el especialista, por ello cuida mucho su dieta e ingiere productos lo más sanos posibles, al menos, en la mayoría de los casos.

Una vez que el bebé nace, da la sensación de que la mamá es libre de comer lo que quiera, pero si ella ha decidido dar lactancia materna a su bebé, que es la más indicada según todas las asociaciones nacionales e internacionales relacionadas con la infancia, mamá deberá seguir con esa dieta sana. Pero no solo se trata de comer bien, si no de comer alimentos que no le causen molestias al pequeño.

Y es que lo que coma mamá, lo comerá su pequeñín. Eso no quiere decir que no se deban comer esos alimentos que comentaremos a continuación, si no que se deben tomar con moderación e incluso, haciendo pruebas de si al pequeño le sientan bien o no. Es decir, algunos alimentos le pueden producir al bebé gases, vómitos, diarreas e incluso, irritabilidad o alergias alimentarias.

Así pues, la cebolla, el ajo, el repollo, los pimientos, los pepinos, las coles de Bruselas o los rábanos se deben comer con mucha prudencia y, si es posible, esperar a que el pequeñín sea un poco mayor para que su sistema digestivo haya madurado un poco. Si se le antoja mucho a mamá, una vez han pasado las primeras semanas del pequeño, se puede comentar al especialista que alimentos se pueden ir introduciendo poco a poco, para que no dañen al pequeño ni le produzcan alergias alimentarias.

Otros alimentos que se conocen pueden producen algún efecto en los bebés recién nacidos a través de la alimentación de mamá, son las frutas ácidas como los pomelos, las mandarinas, las naranjas o los limones. Otros alimentos que se sabe producen efectos en los pequeñines son las nueces, la leche de vaca, los cacahuetes, el trigo o el huevo.

Por otro lado, hay algunas hierbas que se usan normalmente en la elaboración de las comidas que podrían alterar la producción de la leche materna, como es por ejemplo la salvia, la menta o el perejil. Otras, sin embargo, se pueden tomar durante la lactancia materna, como por ejemplo la manzanilla, el jengibre, semillas de hinojo, la canela o el anís, entre otras.

En mi opinión, la solución para evitar molestias al pequeñín es, primero que nada, hablar con el especialista para saber que se puede comer y lo segundo, cuando se le de lactancia materna valorar la digestión del pequeño. En el caso de notar irritabilidad o molestias derivadas de una digestión en el recién nacido, es que lo que hemos comido no le ha sentado bien, por tanto, es mejor evitarlo un tiempo. ¿Qué alimentos le producían malestar a tú pequeño mientras le dabas lactancia materna?

Vía | kidshealth.org

Foto | hypotekyfidler.cz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...