La mayoría de los casos difíciles de esterilidad tienen su origen en el hombre

Un diagnóstico correcto sobre los problemas de fertilidad es muy importante, según explican los expertos, muchos casos difíciles de esterilidad tienen su origen en el hombre, pero no han sido diagnosticados y con el paso del tiempo los óvulos de la mujer ya no sirven y hay que recurrir a la donación de óvulos, algo que se podría haber evitado de haber realizado un diagnostico correcto sobre el origen de la infertilidad.

Fertilidad masculina

Según un estudio desarrollado por el Instituto Marqués de Barcelona, presentado en el Congreso de la Asociación Española de Andrología (Asesa) de Gran Canaria, la mayoría de los casos difíciles de esterilidad tienen su origen en el hombre. Para los expertos de esta Clínica de Reproducción Asistida, Ginecología y Obstetricia, la falta de estudios y diagnósticos realizados al varón ha provocado que muchas parejas hayan tenido que recurrir a la donación de óvulos, ya que han ido pasando los años y los óvulos han envejecido siendo inviables por no haber realizado un diagnóstico acertado.

Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron 701 casos de pacientes que buscaron la concepción en un periodo comprendido entre los 8 y los 30 años, las mujeres tenían una edad media de 41 años y la pareja ya se había sometido hasta en cinco ocasiones a tratamientos de fertilidad en otros centros o países sin éxito. Según el estudio, el 86% de los pacientes habían realizado los tratamientos y al no haber tenido éxito en tantas ocasiones, preferían desistir.

Según explican los especialistas, en el 64% de los casos en los que el problema de infertilidad era de origen masculino, se logró el embarazo en el primer ciclo. Claro, que en la mayoría de casos se tuvo que recurrir a la donación de ovocitos, esto se podría haber evitado si se hubieran realizado años atrás los estudios oportunos sobre la fertilidad del varón. No habría sido necesario recurrir a la donación de ovocitos dado que los óvulos de la pareja estaban en perfecto estado para concebir un bebé.

Según han explicado los expertos en el congreso, suele ser frecuente que a los centros y clínicas de fertilidad acudan parejas que llevan años intentando ser padres, algunas incluso desde el inicio de la relación y hasta que la mujer está a punto de afrontar la menopausia. Es inconcebible que se pueda estar intentando tener un bebé durante 30 años sin haber acudido antes a profesionales para averiguar cuál era el problema.

Ante la esterilidad, la respuesta de las parejas (al menos las de antaño) es muy variada, hay quienes lo asumen y no llevan a cabo ningún tratamiento médico, otros desisten porque han perdido la esperanza y otros que no dejan de luchar porque no han perdido la esperanza, sin embargo, parece que no se les ocurrió antes ponerse en manos de profesionales.

Estas personas que habían decidido dejar a un lado su deseo de ser padres, volvieron a intentarlo una vez más al conocer nuevas técnicas como el Diagnóstico Genético Preimplantacional, el IMSI o el Embryoscope a través de familiares o amigos, internet, etc., técnicas que permiten incrementar la probabilidad de lograr la concepción. Un 14% de los pacientes habían asumido la esterilidad y no realizaron tratamiento alguno por motivos éticos o religiosos, pensaron en adoptar a un niño pero tampoco lo consiguieron.

Un diagnóstico correcto y a tiempo (no se pueden dejar pasar los años) es fundamental para poder tratar el problema y lograr la concepción, de hecho, la actual medicina reproductiva se basa en esa premisa, por ello ahora se logra que 9 de cada 10 parejas puedan concebir un bebé. Según los expertos, entre las parejas que acuden a realizar un tratamiento de fertilidad, el hombre es responsable de al menos el 50% de los casos de esterilidad, en un 30% es el único responsable y en un 20% de los casos comparte el problema con la mujer.

Sabiendo esto, es fundamental que cualquier centro de fertilidad cuente con un andrólogo, especialista que se encarga de estudiar, explorar e investigar cualquier aspecto relacionado con la función sexual y reproductiva masculina. Según explican aquí, la mayoría de los centros no tienen un andrólogo por lo que el estudio que se realiza sobre el hombre es insuficiente o inexistente. Esto es algo difícil de creer.

No basta con realizar un seminograma (análisis del semen), principal prueba que se realiza para diagnosticar la esterilidad masculina. Si la prueba no arroja los valores deseados, directamente se pasa a las técnicas de reproducción asistida, sin antes haber analizado en profundidad las causas que han provocado que el seminograma no haya sido satisfactorio. En definitiva, si se lleva tiempo intentando concebir un bebé y se opta por un tratamiento de fertilidad, es necesario un diagnóstico correcto, si el problema es del hombre, se podría tratar y no tener que optar por las técnicas de reproducción asistida.

Foto | Peasap

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...