La importancia de las primeras veces en la alimentación

Los alimentos y la forma de incorporarlos a la vida de los pequeños por primera vez tiene sus propias etapas y procesos que acabarán formando parte de un sinfín de momentos clave de los niños.

Los primeros meses de vida son una carrera contrarreloj de adaptación y descubrimiento, tanto para los niños como para los padres, en los que las primeras veces cobran el protagonismo. La primera vez que ríe, que gatea, que descubre un espejo (o cualquier objeto), que habla, la primera vez que introducimos algún alimento nuevo, la introducción de la cuchara en las comidas.

Precisamente la alimentación y su adaptación progresiva al crecimiento es una de las cuestiones más importantes en las primeras etapas de los más pequeños. El destete entre los 4 y 6 meses de vida (aproximadamente, ya que depende de cada una) es uno de los primeros retos que las madres deben afrontar. Es el momento en el que se van introduciendo nuevos alimentos que cubran las necesidades básicas, como la leche de continuación en polvo y cereales.

A estos les seguirán nuevos sabores y texturas con papillas de fruta y verduras, entre los 5 y 8 / 9 meses. A partir de entonces, también la carne y el pescado se unen a los purés y así a la alimentación. Una vez alcanzados los 10 meses llega la ardua tarea de introducir los sólidos, tanto con los alimentos que ya hemos comentado, como nuevos: huevo, pasta, patata…

Pero si hay algo que nunca debemos perder de vista en la alimentación de los niños son los productos con gran aporte de calcio, vital para su crecimiento y su desarrollo óseo. Y tanto la leche como los productos lácteos son una gran fuente de calcio. Por eso, aunque vayamos introduciendo alimentos, la leche de continuación debe seguir en la dieta de los más pequeños, ya sea en el desayuno o como ingrediente de purés y papillas.

Además, a partir de los 10 meses podemos introducir el queso fresco y el yogur. De hecho, existen yogures hechos a base de leche de continuación, como Mi Primer Danone, para que los niños empiecen a comer productos lácteos más allá de la leche.

Unos yogures de Danone con los cuales ahora no sólo podemos complementar la alimentación de nuestros hijos sino que también pueden convertirlos en el protagonista de su próxima campaña de publicidad. Para ello hay sólo hay que subir una foto o un vídeo de nuestro peque a la página de Facebook de la página de Mi Primer Danone  y compartir con ellos alguno de esas primeras veces mágicas y únicas de los niños. Ya sea su primer yogur o su primer paso, la ternura y la diversión está garantizada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...