Veinte semanas de baja materna para las europeas

Con tan solo una diferencia de 27 votos, la Eurocámara ha decidido llevar adelante esta medida con tal de que las madres de la Unión Europea puedan disfrutar de 20 semanas de baja por maternidad. Sin embargo, la propuesta queda pendiente de ser aprovada los 27 países miembros. Las medidas se encaminan a reforzar y permitir un desarrollo económico que nunca podrá producirse si Europa continúa con unas tasas de natalidad bajo mínimos.

Coinciliar la vida laboral con la maternal es muy complicado.

La Cámara de Eurodiputados ha dado el primer paso. Con tan solo una diferencia de 27 votos, se ha decidido llevar adelante una medida que permita a las madres de la Unión Europea disfrutar de 20 semanas de baja por maternidad. Sin embargo, y para que sea factible, la propuesta debe ser aprovada por los 27 países miembros en una mesa de negociación. A dia de hoy, el periodo mínimo que establece la Unión se sitúa en las 14 semanas, aunque hay países que han ampliado esta cifra. En España, por ejemplo, las madres cuentan con un total de 16 semanas. El caso más ventajoso lo encontramos en Suecia, donde padres y madres pueden alternarse hasta 96 semanas… es sí, sin mantener el mismo nivel de suedo.

Las medidas de la Eurocámara también inciden en esta cuestión. Durante las primeas seis semanas, la baja se establece como obligatoria, siendo las restantes 14 de carácter opcional. Si la madre se decidise a solicitarlas, sería obligatorio pagarle el 100% del salario. Este es quizás el punto más polémico de la propuesta, dada la poca voluntad de Gobiernos y empresas para querer costear el sueldo de miles de mujeres. Y más en tiempos de crisis.

No obstante, la eurodiputada portuguesa Edite Estrede ha aclarado que las medidas se encaminan a reforzar y permitir un desarrollo económico que nunca podrá producirse si Europa continúa con unas tasas de natalidad bajo mínimos. «La maternidad no puede ser encarada como una enfermedad o una carga para la economía sino como un servicio prestado a la sociedad«, ha declarado Estreve en este sentido. Sin embargo, las medidas van más allá de las veinte semanas. De lo que se trata es de asegurar la situación de las madres trabajadoras o de las mujeres que se decidan a formar una familia. Es por ello que se prohibe despedirlas desde que empieza el embarazo hasta al menos seis meses después de terminar el período de baja.

Las tasas de natalidad en Europa están en sus mínimos históricos.

Por otro lado, se insta a que las mujeres puedan guardar su derecho a volver a su antiguo puesto de trabajo (o equivalente) con el mismo sueldo, categoría profesional y responsabilidades. Es más, una trabajadora estaría en su derecho de negarse a realizar horario nocturno o horas extraordinarias a partir de las diez semanas previas al parto, si demuestra que pueden existir riesgos para su salud o para la del feto.

Las condiciones españolas respecto de la baja laboral no son las peores de Europa, todo hay que decirlo, pero el índice de natalidad en nuestro país uno de los más bajos comparado con el de otros estados. Esto quiere decir que posiblemente sean necesarios cambios como el que propone la Eurocámara para que las mujeres se animen a tener hijos. En estos casos, el sentirse amparada y saber que nuestro puesto de trabajo no corre peligro, es esencial. Si quieres conocer más acerca de tus derechos como madre trabajadora, te dejamos un enlace: www.laboris.net.

Fuentes: Deia.com

Madre e hija por Inti en Flickr

Niña por mikebaird en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...