Riesgo de trastorno de estrés postraumático en mujeres que han tenido un aborto involuntario

Un investigación muestra que las mujeres que han sufrido un aborto involuntario en las primeras semanas del embarazo, o que han tenido un embarazo ectópico, tienen un elevado riesgo de sufrir trastorno de estrés postraumático (TEPT). Los expertos consideran que es necesario que se atienda a estas mujeres del mismo modo que se atiende a las mujeres que experimentan la muerte fetal.

TETP

Un estudio desarrollado por investigadores del Imperial College London concluye que existe un elevado riesgo de trastorno de estrés postraumático en mujeres que han tenido un aborto involuntario o han tenido un embarazo ectópico, según los resultados, cuatro de cada 10 mujeres sufren síntomas de TEPT (trastorno de estrés postraumático), por ello se recomienda que se les realice un seguimiento brindándoles, además,, el apoyo psicológico necesario.

El TEPT suele ser causado por algún evento estresante que provoca, en quien lo ha padecido, que reviva la experiencia traumática a través de las pesadillas, flashbacks, pensamientos intrusivos, etc. Sus síntomas pueden aparecer en cualquier momento, al cabo de unos días, unas semanas, meses e incluso años después de haber sufrido la mala experiencia. En la investigación participaron 113 mujeres, la mayoría (80%) habían sufrido un aborto involuntario en los tres primeros meses del embarazo, el resto (20%) tuvieron un embarazo ectópico, gestación que se produce fuera de la matriz y se aloja en otro lugar próximo, por ejemplo en las trompas de Falopio.

Las mujeres tuvieron que cumplimentar un cuestionario en el que debían explicar cuáles eran sus pensamientos y sentimientos tras la interrupción involuntaria del embarazo. Según los resultados obtenidos, al cabo de tres meses del suceso, cuatro de cada 10 mujeres (concretamente un 38%) cumplían con criterios probables asociados al trastorno de estrés postraumático. Entre las mujeres que sufrieron un aborto involuntario, un 45% tuvo síntomas de TEPT al poco tiempo, esta cifra se reduce al 18% en las mujeres que tuvieron un embarazo ectópico.

Los expertos comentan que las mujeres deben de ser atendidas por especialistas y tener la oportunidad de liberar sus pensamientos y emociones cuando sufren un aborto espontáneo o tienen un embarazo ectópico, sufren un evento estresante y traumático que no se ha de infravalorar. Los investigadores manifiestan estar sorprendidos por el elevado número de mujeres que experimentaron los síntomas de TEPT. Se realizan controles para la depresión postparto, pero no se llevan a cabo actuaciones médicas centradas en la depresión y el trauma creado a consecuencia de la pérdida del embarazo, algo a lo que se debería poner solución.

No tratar estos síntomas puede desencadenar un profundo efecto en todos los aspectos de la vida de estas mujeres, en sus relacionas familiares, con los amigos, en el trabajo, etc. Anteriormente se han llevado a cabo investigaciones en mujeres que han experimentado la muerte fetal y el riesgo de desarrollar trastorno de estrés postraumático, pero esta es la primera investigación que se centra exclusivamente en la pérdida temprana del embarazo. No se puede restar importancia al hecho de que se sufra un aborto en las primeras semanas del embarazo, esta situación tiene efectos psicológicos y no deben ser obviados, el tema debe ser tratado abiertamente y debe brindarse la atención que merece.

Los resultados del estudio también revelan que una de cada cinco mujeres tenían síntomas de ansiedad moderada tres meses después de la pérdida del embarazo. Por otro lado, una de cada 20 mujeres tuvo síntomas de depresión tras la pérdida y en el mismo periodo de tiempo. Son datos que demuestran que en mayor o menor medida, la mayoría de mujeres sufren las consecuencias psicológicas y deben recibir el tratamiento oportuno.

El estudio se ha realizado sólo con 113 mujeres, por eso los investigadores planean llevar a cabo un nuevo estudio en el que participe una muestra mayor y permita ratificar los resultados obtenidos. A esto hay que añadir que no todas las mujeres que sufren un aborto involuntario o un embarazo ectópico van a desarrollar trastorno de estrés postraumático, ansiedad o depresión, por tanto, en este nuevo estudio se tratará de determinar los factores de riesgo potencial que diferencia a unas mujeres de otras de sufrir los problemas citados. Podéis conocer los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica British Medical Journal.

Foto | freestocks.org

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...