Pica, un curioso trastorno alimentario

En este post, hablaremos de un trastorno encuadrado dentro de los alimentarios y que se presenta sobre todo en niños pequeños.
Hablaremos de la pica, esta curisosa costumbre de comer cosas no comestibles como tierra, pintura, yeso, piedras, que experimentan algunos niños y en forma menos frecuente también embarazadas.

Los bebés y niños pequeños, suelen llevarse cosas a la boca, desde pequeños objetos y restos de comida que puedan encontrar por el suelo, hasta tierra, pasto, o lo que se les ocurra, y generalmente hacen esto por curiosidad, o como parte de la exploración propia de su desarrollo.

Pero cuando el comer cosas no comestibles se hace reiterativo y se prolonga en el tiempo, hay que pensar en algún tipo de trastorno emocional, conductual o alimentario.

Los niños pequeños, suelen llevarse todo tipo de cosas a la boca

Los niños pequeños, suelen llevarse todo tipo de cosas a la boca

Y esta curiosa costumbre de la que hoy hablaremos, recibe el nombre de pica, y se trata de un hábito compulsivo, que lleva al pequeño a ingerir sustancias no comestibles, como tierra, arena, yeso, lana, pintura, piedras, revoque de paredes, excremento de animales, etc.


Se agrupa dentro de los trastornos de la alimentación, como el caso de la anorexia y bulimia; y puede estar relacionado con la carencia de ciertos nutrientes, como vitaminas o minerales, con un cuadro de anemia, con una carencia afectiva o con problemas en el entorno familiar.

Existen distintas variedades de pica, según sea la sustancia que se ingiera, así tenemos:
geofagia (comer tierra), onicofagia (uñas), cautopirofagia (fósforos quemados), litofagia (piedras), xilofagia (maderas), entre las más comunes.

La pica suele desaparecer espontáneamente hacia los seis años

La pica suele desaparecer espontáneamente hacia los seis años

Se considera pica, cuando se observa al niño hacerlo en forma reiterativa y por lo menos durante un año.

Si este trastorno persiste más allá de los dos años, se deberá evaluar y tratar al niño, a través de una terapia familiar.

Los niños que experimentan pica, tienen una mayor predisposición a sufrir trastornos digestivos, intoxicaciones y parasitosis, por lo que como papás, hay que estar muy atentos a las cosas que el niño se lleve a la boca.

Generalmente este hábito se revierte espontáneamente, hacia la edad de los seis años aproximadamente, no obstante no hay que subestimarlo, debido a los riesgos mencionados anteriormente.

La pica, aunque raramente, también se puede ver en embarazadas. En este caso, se debe al déficit de hierro, lo que provoca en algunas mujeres gestantes, el impulso irrefrenable de comer tierra.

Si tu pequeño experimenta esta conducta, o si estás embarazada y se te antoja “comer tierra”, no dejes de consultar con un médico.

Foto 1 de palomavaron
Foto 2 de berra piatti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...