Nuevo tratamiento que reduce al 50% el riesgo de parto prematuro

En el Reino Unido se va a instaurar un nuevo tratamiento en mujeres embarazadas con cuello uterino corto, que reduce al 50% el riesgo de parto prematuro. Se trata de un tratamiento en el que se administra a las mujeres embarazadas una dosis diaria de la hormona progesterona.

Tratamiento con progesterona

Tras varios estudios y pruebas realizadas, en el Reino Unido se espera poner muy pronto en marcha un nuevo tratamiento que reduce al 50% el riesgo de parto prematuro. Se trata de un tratamiento en el que las mujeres que presentan un cuello uterino muy corto y tienen un alto riesgo a sufrir parto prematuro, deben recibir una dosis diaria de progesterona, hormona que entre otras funciones se encarga de mantener el embarazo.

Con la puesta en marcha del nuevo tratamiento innovador, miles de madres y futuros bebés van a beneficiarse, recordemos que existen varios riesgos asociados al parto prematuro. Como decíamos, no es una novedad, se sabe desde hace algunos años que la progesterona puede proteger el embarazo y conducirlo a término, al respecto os recomendamos dar un vistazo a este estudio del año 2011 publicado en la revista cientícica Obstetrics & Gynecology.

Pero sí es una novedad que se implante como tratamiento para evitar que el cuello uterino se abra antes de lo previsto. Se espera que este mes el National Institute for Health and Care Excellence (NICE) recomiende el tratamiento en aquellas mujeres con factores de riesgo específicos asociados al parto prematuro.

Cada año unas 54.000 mujeres embarazadas en Inglaterra inician el trabajo de parto antes de las 36 semanas del embarazo, algunos de los bebés que nacen prematuramente tienen pocas posibilidades de supervivencia, otros deben pasar algunas semanas en la unidad de cuidados intensivos y tienen un alto riesgo de sufrir algún tipo de problema de salud o discapacidad de por vida. Un cuello uterino corto hace que sea más difícil que el organismo pueda apoyar el embarazo, además se incrementa el riesgo de sufrir infecciones. Los estudios que se han realizado hasta la fecha muestran que un tratamiento de progesterona ayudaría a reducir a casi la mitad el número de mujeres que dan a luz prematuramente.

A esto se suman otros estudios que demuestran que los bebés que han nacido tras recibir la madre este tratamiento, tenían más probabilidades de sobrevivir reduciéndose notablemente el riesgo de que pudieran sufrir problemas de salud, algo lógico teniendo en cuenta que se ampliaba el tiempo en el que permanecían en el interior del vientre materno. Se espera que NICE realice la recomendación y además sea de alto nivel, es decir, que se proporcione a todas aquellas mujeres en riesgo de sufrir parto prematuro. Los criterios a seguir probablemente tendrían en cuenta antecedentes como la pérdida de un bebé entre las 16 y las 34 semanas del embarazo, o el cribado para diagnosticar un cuello uterino corto.

Los expertos advierten que el tratamiento, aunque bastante efectivo, no es sinónimo de garantía de que no se sufrirá un parto prematuro, como ya hemos indicado, se reduciría el riesgo en un 50%. Actualmente ya se utilizan los tratamientos de progesterona en aquellos casos de aborto involuntario, la hormona se encarga de preparar el organismo para el embarazo y ayuda a mantener las condiciones óptimas del cuello uterino. En las mujeres con alto riesgo de sufrir un parto prematuro, se suele utilizar una técnica en la que se sutura el cuello uterino para mantenerlo cerrado y evitar que el bebé nazca de forma prematura, aunque es un procedimiento relativamente sencillo, existe riesgo de infección, además, el hecho de someterse a este procedimiento aumenta el riesgo de que se sufra el parto prematuro.

En este artículo del periódico digital Daily Mail hablan del caso de una mujer que dio a luz a las 26 semanas del embarazo, lamentablemente su bebé murió 8 días más tarde a causa de una septicemia. La mujer volvió a quedarse embarazada y temía que volvería a ocurrir lo mismo. Gracias al tratamiento de progesterona tuvo su bebé a las 37 semanas del embarazo y todo salió según lo previsto. Sin duda, es un gran avance instaurar el tratamiento y darle la oportuna prioridad, muchas madres y bebés van a poder beneficiarse de ello.

Foto | Emery Co Photo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...