Incompetencia del cuello uterino

La incompetencia del cuello uterino es un problema que se caracteriza por la incapacidad de mantener el embarazo por parte del cuello uterino, pudiendo derivar en un parto prematuro o en un aborto espontáneo.

Insuficiencia cervical

Se denomina incompetencia del cuello uterino a una situación en la que el cuello uterino de la futura mamá se dilata o ensancha, a la vez que las paredes que los forman empiezan a modificarse haciéndose más delgadas antes de que se alcance la fecha prevista de parto. Los expertos hacen referencia a la incapacidad del cuello uterino de mantener el embarazo, sin que existan las características señales que vaticinan el parto, como por ejemplo las contracciones o el inicio del trabajo de parto a partir del segundo trimestre del embarazo.

Además de la dilatación y la mayor delgadez de las paredes del cuello uterino, se debe apuntar que también se produce una reducción de la longitud del orificio interno del útero o canal cervical. Sufrir este problema puede derivar en un parto pretérmino con los riesgos que ello supone para el feto, o en un aborto espontáneo que provoca la pérdida del feto de forma no intencionada.

La incompetencia del cuello uterino se puede producir sin dolor y sin contracciones del útero, hay que tener en cuenta que en un embarazo normal las contracciones uterinas son las que provocan la dilatación y el borramiento cervical. Debido a la presión del embarazo (mayor a medida que avanza la gestación), el cuello se irá dilatando, lo que obliga a los especialistas a intentar detener esta respuesta del cuello uterino, ya que de lo contrario se podrían romper las membranas amnióticas y producirse un parto prematuro.

Según algunas investigaciones, se considera que este problema es la causa de hasta un 25% de los abortos espontáneos que se producen durante el segundo trimestre del embarazo. A pesar de que se realice el diagnóstico de la incompetencia del cuello uterino, no se suele prescribir un tratamiento a no ser que sea una clara amenaza de embarazo prematuro, algo que no se entiende, ya que como hemos indicado, sufrir este problema ya supone un riesgo de aborto espontáneo o parto prematuro.

Cuando los expertos deciden llevar a cabo el tratamiento, este se basa en el uso de una técnica quirúrgica denominada cerclaje cervical o punto de sutura cervical, en la que se lleva a cabo una sutura alrededor del cuello y en el mismo cuello en una etapa temprana del embarazo, generalmente entre las semanas 12 y 14 de gestación, es un refuerzo que asegura el buen desarrollo del embarazo y que se retira cuando está próximo a concluir, generalmente entre las semanas 36 y 38 del embarazo, o cuando se ha superado el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.

Para diagnosticar la incompetencia del cuello uterino o insuficiencia cervical, primero se tienen en cuenta los antecedentes de dilatación cervical no dolorosa, sin que se hayan producido contracciones o un posible trabajo de parto, tras concluir el primer trimestre del embarazo. Se mide la longitud cervical para determinar si se ha producido un acortamiento, se puede realizar una hysterosalpingografía, técnica radiológica usada en las exploraciones de la cavidad uterina y de las trompas de Falopio, y las imágenes radiográficas de tracción por balón del cuello uterino, o utilizar dilatadores cervicales para calcular un índice de resistencia cervical entre otras pruebas. Hay que tener en cuenta que una corta longitud del canal cervical es pronóstico de un posible parto prematuro, pero no necesariamente de incompetencia cervical.

Habitualmente el cuello uterino tiene unos 30 milímetros de longitud, cuando esta medida es inferior a 25 milímetros es cuando se considera que existe una incompetencia del cuello uterino. A menor tamaño mayor es el riesgo de tener un parto prematuro, con menos de 25 mm el riesgo es de un 18%, con menos de 20 mm el riesgo se eleva a un 25% y con menos de 15 mm el riesgo alcanza el 50%.

En la actualidad se estudia el uso del pesario cervical como alternativa al cerclaje, ya que esta técnica ofrece menos riesgos y complicaciones, se trata de colocar un anillo de silicona en la apertura cervical que se puede retirar con facilidad cuando el embarazo está próximo a concluir. De momento esta técnica se sigue estudiando para determinar si es tan efectiva o más que los procedimientos actuales antes citados en la insuficiencia cervical.

Foto | Arkansas ShutterBug

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...