¿Dormir boca arriba en el embarazo incrementa el riesgo de tener un mortinato?

Según un estudio, dormir boca arriba y tener factores de riesgo en el embarazo, aumenta la posibilidad de tener un mortinato.

Muerte fetal

Un estudio desarrollado por expertos del Real Hospital del Príncipe Alfredo de Sídney (Australia) concluye que dormir boca arriba en el embarazo incrementa el riesgo de tener un mortinato. El riesgo se incrementaría especialmente durante los últimos meses del embarazo y siempre que ya existieran otros factores de riesgo, quizá por ello se apunte que los hallazgos de la investigación no demuestran que la posición de la futura mamá a la hora de dormir afecte por sí misma al riesgo de dar a luz a un mortinato (feto nacido muerto).

Varios expertos se han pronunciado sobre el tema apuntando que hay que ser más precavidos a la hora de interpretar los resultados de este estudio y darlos a conocer, no se puede aseverar que dormir boca arriba pueda aumentar el riesgo mencionado o que dormir de lado lo prevenga. Sin embargo, el estudio merece cierto crédito y quizá dormir boca arriba podría influir en casos muy concretos, se cita como ejemplo la apnea del sueño. Dormir boca arriba agrava la apnea del sueño, lo que reduce el flujo de oxígeno y por tanto se incrementa el riesgo de que el feto no reciba el necesario y se incremente la probabilidad de que muera.

Parece ser que es bastante probable que se incremente el riesgo de un mortinato al dormir boca arriba, siempre que existan otros factores de riesgo, como por ejemplo un déficit en el crecimiento fetal o defectos en la placenta entre otros. Los expertos apuntan que conociendo los otros factores de riesgo se debería tener en cuenta la posición que se adopta a la hora de dormir para evitar el riesgo para el futuro bebé. Las mujeres que sufren hipertensión o que fuman tienen mayor riesgo que las mujeres embarazadas que no sufren estos problemas, pero en otras ocasiones no hay explicación alguna por el nacimiento de un mortinato, de ahí que se tengan en cuenta todas las posibilidades.

Según leemos aquí, en la investigación se analizaron los datos de 103 mujeres que habían dado a luz un mortinato tras la 31 semana del embarazo, también se analizaron los datos de 192 mujeres embarazadas que acometían el último trimestre del embarazo. Tras analizar los datos constataron que el 10% de las mujeres que habían tenido un mortinato habían dormido boca arriba durante el embarazo. Pero al tener en cuenta otros factores de riesgo como fumar, el peso corporal, etc., se constató un aumento del riesgo de tener un mortinato si se dormía boca arriba.

Los investigadores creen que dormir boca arriba podría provocar una reducción del flujo sanguíneo hacia el feto, pero es sólo una teoría y de momento no se puede llegar a una conclusión sobre el efecto que puede tener una posición a la hora de dormir y realizar la recomendación oportuna. Parece evidente que es un estudio que se debe coger con pinzas y al que no hay que prestar atención, al menos hasta que no profundicen en el tema y otras investigaciones puedan ratificar los resultados.

Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de la revista médica Obstetrics & Gynecology.

Foto | bethanykphotography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...