¿Daña el embarazo la vista? Conoce la realidad de este mito

Aprende cómo puede verse afectada la vista durante tu embarazo

El embarazo puede afectar la vista

Es cierto que mientras una mujer está embarazada todo su cuerpo va cambiando, hay algunas partes de su cuerpo que pueden estar en amenaza en este momento, una de ellas puede ser la vista, lo que es realmente preocupante.

“Durante el embarazo se producen cambios en el cuerpo de la mujer, y, por tanto, también en los ojos” indica el doctor Hurtado. La verdad es que muchos especialistas mencionan que esto es debido a los cambios de la mujer en este momento, existen cambios metabólicos, cardiovasculares, hormonales… la verdad es que estos son los cambios “normales” en este momento.

Uno de los principales problemas que no debemos mencionar con respecto a la salud ocular es la Coriorretinopatía central serosa, esta ocurre por el estrés. Es realmente un problema que hay en la mácula, una chica área de la retina que es la encargada de ver los movimientos y los detalles más pequeños, se conoce porque aparece líquido.

“Es como si un espejo se curvase, la imagen que refleja entonces estará distorsionada y eso mismo es lo que ocurre en la retina”, señala el doctor Hurtado. Este es realmente un grave problema ocular y es dado por el estrés que mantenga la persona, y es mucho más común en las mujeres embarazadas.

Normalmente este inconveniente se presenta durante el último trimestre del embarazo, en el momento en el que la mujer lo padece el nivel de corticoides “hormona de estrés” incrementa y se segrega este líquido, esto generalmente se resuelve 2 semanas antes del parto.

El embarazo compromete la vista de las mujeres

Son muchas las causas que pueden originar consecuencias en la vista de una mujer embarazada, es cierto que se pasan por muchos cambios y son normales, pero a algunas se les intensifica más este problema. ¿Cuáles son las causas de este problema ocular?

Retención de líquidos

Como todo el mundo sabe la mujer cuando está en estado de embarazo retiene líquido, y esto también pasa en el ojo. La retención de líquidos ocular trae consecuencias a ciertas partes del ojo, como por ejemplo la córnea, esta puede aumentar su grosor y luego verse un pigmento que más tarde se esfuma.

Otra de las partes que puede verse comprometida es el cristalino, este al haber retención de líquidos aumenta su grosor y da como resultado miopía.

Existe una mayor sequedad: hay una peor tolerancia a los lentes y se debe a las alteraciones en el lagrimal del ojo.

  • Ojos sensibles a la luz: “es habitual que esto se vea agravado por las migrañas que también suelen sufrir las gestantes” sigue indicando Hurtado.
  • Hinchazón en los parpados: generalmente esta hinchazón se da durante la mañana y es originada por los problemas de circulación que ocasionan los cambios hormonales en las mujeres embarazadas.

La lactancia también puede afectar a la salud ocular

De la misma manera que ocurre con el embarazo sucede con la lactancia, se originan una serie de cambios hormonales, y es por esta misma razón que todas las mujeres que están dando pecho tienen un incremento en la miopía. Este es un problema que se debe a la retención de líquido en el cristalino, según lo indica el doctor Hurtado.

Normalmente este problema se puede resolver a las semanas de haber dado a luz, pero en otros casos el problema persiste. El doctor indica que esto puede deberse a que los lentes no están haciendo el trabajo como deberían, es realmente un defecto de gafas.

Es una miopía ocasionada por el gran esfuerzo en su vista, esto va deteriorando la salud ocular por eso siempre es favorable y conveniente que las mujeres asistan a un oftalmólogo luego de haber tenido al bebé.

Se debe visitar al especialista luego de dar a luz

De hecho, es importante mencionar que Elena García Rubio recomienda que tanto las mujeres en estado de embarazo como a las que ya dieron a luz que todo lo consulten con un especialista.

“Una mujer con unos ojos muy miopes (por encima de 6 dioptrías), existe el riesgo de sufrir un desprendimiento de retina durante el parto, por lo que habrá que tratar con láser algunas zonas que puedan romperse”. Explica García.

“Tras el parto y la lactancia es conveniente hacer una revisión completa para valorar el estado del sistema visual y determinar si realmente el proceso vivido ha supuesto algún cambio por el que haya que hacer modificaciones en las gafas o lentes de contacto, o comenzar a usarlas si fuera preciso”, sigue señalando Elena García Rubio.

Aunque como se ha mencionado antes lo más natural es que este problema desaparezca luego de las primeras semanas de haber dado a luz. Claro, debes estar muy atenta a lo que suceda porque puede haber un desprendimiento de la retina afín a algún tipo de patología.

«No podemos asegurar que la visión vaya a ser de un 100%, como sería si se hubiese detectado a tiempo, será de un 60, 70 o 50%, dependiendo del daño que haya habido», menciona Hurtado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...